La parábola de las diez vírgenes-Mateo 25:1-10

Buscando con entusiasmo ser una virgen sabia

Una noche cerca del anochecer, Jia Nan se sentó junto a un escritorio. Al abrir la Biblia, comenzó a leer: “Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al novio. Y cinco de ellas eran insensatas, y cinco prudentes. Porque las insensatas, al tomar sus lámparas, no tomaron aceite consigo, pero las prudentes tomaron aceite en frascos junto con sus lámparas. Al tardarse el novio, a todas les dio sueño y se durmieron. Pero a medianoche se oyó un clamor: ‘¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo.’ Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: ‘Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan.’ Pero las prudentes respondieron, diciendo: ‘No, no sea que no haya suficiente para nosotras y para vosotras; id más bien a los que venden y comprad para vosotras.’ Y mientras ellas iban a comprar, vino el novio, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta” (Mateo 25:1-10). Después de ver estas escrituras, Jia Nan pensó que el Señor Jesús nos había dado una vívida metáfora para mostrar qué tipo de personas podían entrar en el reino de los cielos. Los que llevan aceite pueden dar la bienvenida al Novio y son las vírgenes prudentes, pero para los demás sin aceite, son las vírgenes insensatas y serán abandonadas por el Señor. Jia Nan siempre ha estado decidida a ser una virgen sabia para recibir el regreso del Señor y asistir al banquete con Él.

Al día siguiente, en una reunión de compañeros de obra, Jia Nan dijo como de costumbre: “Hermanos y hermanas, ahora estamos en el último período de los últimos días, el momento de la venida del Señor. Porque el Señor Jesús dijo: ‘Por eso, también vosotros estad preparados, porque a la hora que no pensáis vendrá el Hijo del Hombre’ (Mateo 24:44). Lo que debemos hacer es leer la Biblia con frecuencia, trabajar más para el Señor, orar con frecuencia, y a menudo confesar y arrepentirnos ante el Señor. Lo más importante es observar y hacer preparativos, como las vírgenes sabias que preparan suficiente aceite. Solo de esta manera podemos dar la bienvenida a Su regreso. Para evitar perder la oportunidad de ser arrebatados, no es suficiente que solo tengamos reuniones a tiempo, también tenemos que turnarnos para tener vigilias de oración”. Después de que Jia Nan terminó de decir esto, el hermano Zhang dijo inmediatamente: “¿Es la acción de las vírgenes prudentes prepararse y esperar a nuestra propia manera? La hermana Dong continuó diciendo: “Si lo que estamos haciendo es realmente preparar aceite, ¿por qué no hemos acogido con satisfacción el regreso del Señor?” Todos se sumergieron en un pensamiento profundo tan pronto como la hermana Dong terminó sus palabras.

Parábola de las diez vírgenes

¿Qué son las vírgenes sabias? ¿Qué son las vírgenes insensatas?

En este momento, el hermano Liu se puso de pie y dijo: “Con respecto a cuáles son las verdaderas vírgenes sabias, tengo una opinión diferente. En cuanto a las vírgenes prudentes que dan la bienvenida al novio, creo que nuestra observación, oración y vigilia todos los días son sólo superficiales y pueden no cumplir con la voluntad de Dios. Las verdaderas vírgenes sabias son aquellas que pueden escuchar la voz de Dios”. Todos quedaron sorprendidos por sus palabras “escuchar la voz de Dios”. Jia Nan dijo perplejo: “¿Quienes escuchan la voz de Dios son vírgenes sabias? Esta es la primera vez que escuchamos sobre esto. Por favor cuéntanos más”. El hermano Liu sonrió y dijo: “Sí, lo son. Hace varios días, mi hijo y yo hablamos sobre este tema. Pensó que nuestras acciones no son las de las vírgenes prudentes, y luego me leyó varios pasajes que encontró en un sitio web extranjero del Evangelio usando herramientas de privacidad. Después de escuchar esas palabras, me di cuenta de que las vírgenes prudentes no son como lo que pensamos”. Entonces el hermano Liu leyó estas palabras para nosotros, “Todos los que pueden obedecer las declaraciones actuales del Espíritu Santo son benditos. No importa cómo solían ser o cómo el Espíritu Santo solía obrar en ellos, los que han obtenido la última obra son los más bendecidos y los que no pueden seguir la última obra hoy son eliminados. Dios quiere a los que son capaces de aceptar la nueva luz y Él quiere a los que aceptan y conocen Su última obra. ¿Por qué se dice que debéis ser una virgen casta? Una virgen casta puede buscar la obra del Espíritu Santo y entender las cosas nuevas y, además, puede desechar las antiguas concepciones y obedecer la obra de Dios hoy” . “Los que pertenecen a Satanás no entienden las palabras de Dios, y los que pertenecen a Dios pueden oír Su voz. Todos los que son conscientes de las palabras que hablo y las entienden son los que se salvarán, y darán testimonio de Dios; todos aquellos que no entienden las palabras que hablo no pueden dar testimonio de Él, y son los que serán eliminados” . “No sois devotos en enfrentar la verdad y mucho menos anheláis la verdad. Sólo estudiáis a ciegas y esperáis con indiferencia. ¿Qué podéis ganar con estudiar y esperar así? ¿Podéis recibir la guía personal de Dios? Si no puedes discernir las declaraciones de Dios, ¿cómo puedes estar calificado para presenciar la aparición de Dios? Donde Dios aparece, ahí está la expresión de la verdad y ahí está la voz de Dios. Sólo los que pueden aceptar la verdad pueden escuchar la voz de Dios y sólo tales personas están calificadas para presenciar la aparición de Dios” .

Después de leer estas palabras, el hermano Liu continuó diciendo: “A través de estas palabras, sé que las vírgenes prudentes vienen a buscar la voz del Espíritu Santo con un corazón anhelante y que busca, y son las personas que se concentran en escuchar la voz de Dios. Pueden abandonar sus nociones para buscar humildemente la voz de Dios cuando les llegue la nueva obra de Dios, y pueden aceptar la verdad y someterse a Su nueva obra cuando reconocen la voz de Dios. Mientras que las vírgenes insensatas se aferran tercamente a sus concepciones e imaginaciones y no prestan atención ni escuchan la voz de Dios. No pueden reconocer la voz de Dios incluso si la escuchan. Debido a que no creen en Cristo ni lo aceptan, y se niegan a aceptar la obra de Dios y Su aparición, finalmente perderán Su salvación. ¡Sin embargo, lo que estamos haciendo ahora, esperando, orando y teniendo vigilias, no son las acciones de vírgenes sabias sino nuestras concepciones e imaginaciones!”

Las vírgenes sabias escuchan la voz de Dios

En este momento, la hermana Yan también dijo: “Ay, el hermano Liu tiene razón. Después de escuchar su comunión, recuerdo dos versículos de las escrituras: ‘Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen’ (Juan 10:27). ‘Pues el Cordero en medio del trono los pastoreará y los guiará a manantiales de aguas de vida, y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos’ (Apocalipsis 7:17). Si queremos dar la bienvenida al regreso del Señor, un punto clave es prestar atención a escuchar la voz de Dios. ¡Solo aquellos que escuchan la voz de Dios son las vírgenes sabias! Al igual que Pedro, vio que el Señor Jesús pudo calmar el viento y las olas con una sola palabra, alimentar a cinco mil personas con cinco panes y dos peces, resucitar a los muertos, etc. A través de la palabra y obra del Señor, Pedro confirmó que el Señor Jesús tenía la esencia de Dios, y que Él era el Cristo. O como otro ejemplo, la mujer samaritana. Cuando estaba hablando con el Señor Jesús, el Señor habló de su secreto oculto, luego se dio cuenta de que sólo Dios mismo podía revelar estas cosas ocultas, y que estas palabras nunca podrían ser dichas por el hombre, por lo que confirmó que el Señor Jesús era el Mesías venidero, el Cristo. Tanto Pedro como la mujer samaritana reconocieron que el Señor Jesús era Dios a través de Sus palabras, por lo que obtuvieron la salvación de Dios. Realmente eran inteligentes”. Todos asintieron y dijeron que era verdad.

¿Por qué las vírgenes insensatas serán eliminadas por Dios?

La hermana Dong dijo: “Sí, las ovejas de Dios escuchan Su voz. Todos aquellos que pueden reconocer la voz de Dios son las vírgenes prudentes, de lo contrario, son las insensatas. Piensen en el tiempo en que el Señor Jesús vino a realizar Su obra: los fariseos no tenían un corazón anhelante y que procuraba la búsqueda, y no investigaron la verdad que Cristo pronunció para discernir si era la voz de Dios, sino que definieron la obra de Dios con su imaginación; vieron que el Señor realizó señales y maravillas, por ejemplo, la palabra del Señor resucitando a los muertos y curando a los ciegos, pero debido a que no podían reconocer la voz de Dios, no solo trataban al Señor Jesús como un hombre normal, sino que también consideraban las declaraciones de Dios como las palabras del hombre, e incluso lo juzgaban y blasfemaban, al final, los fariseos clavaron al Señor en la cruz, y se convirtieron en los que creían en Dios pero se oponían a Él, por lo que cayeron bajo la ira y el castigo de Dios. Esto nos permite ver claramente que aquellos que no prestan atención a escuchar la voz de Dios son las vírgenes insensatas y serán eliminados por Dios”.

Las vírgenes sabias buscan las declaraciones de Dios en los últimos días

El hermano Zhang dijo de inmediato: “Después de escuchar sus palabras, me di cuenta de que poner atención a escuchar la voz de Dios es crucial, especialmente en este importante punto de dar la bienvenida al regreso del Señor en los últimos días. El Señor Jesús dijo una vez: ‘Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir’ (Juan 16:12-13). ‘Pero a medianoche se oyó un clamor: «¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo.»’ (Mateo 25:6). ‘El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias’ (Apocalipsis 2:7). De estas escrituras podemos ver que cuando el Señor regrese, volverá a hablar. Entonces, si podemos reconocer la voz de Dios directamente determina si podemos recibir con éxito el regreso del Señor. Ahora es urgente encontrar la palabra del Espíritu Santo, después de eso veremos la aparición de Dios. ¿Pero dónde podemos encontrarlo?”.

El hermano Zhang dijo: “Por desgracia, eres inteligente toda tu vida, pero lo arruinarás por un momento de insensatez. Las palabras que el hermano Liu leyó son lo que nunca hemos escuchado. Contienen misterios y no pueden ser hablados por personas comunes y corrientes, parece que provienen del Espíritu Santo”.

Jia Nan dijo con una sonrisa: “Es cierto, estas palabras son del Espíritu Santo y no de la humanidad. Solía ​​creer que mientras esperáramos, oráramos y vigiláramos, seríamos las vírgenes sabias. Pero a través de la comunión de hoy, me doy cuenta de que eran mis concepciones e imaginaciones, tal como las acciones de las vírgenes insensatas, ¡y que no puedo dar la bienvenida al regreso del Señor si me aferro a ellas! Gracias al Señor por Su guía. Las palabras que el hermano Liu leyó para nosotros me permiten saber qué son las vírgenes prudentes. Es un punto clave que las vírgenes prudentes pueden escuchar la voz de Dios y tener un corazón que busca y anhela. Es como lo que el Señor dijo: ‘Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá’ (Lucas 11:10). No creo que debamos buscar las palabras del Espíritu Santo en otros lugares. ¿Acaso el hermano Liu no dijo que su hijo había encontrado estas palabras en un sitio web de evangelio? Podemos buscar ayuda de su hijo para investigarlo en Internet”.

El hermano Liu dijo: “¡Gracias al Señor! Puedes venir a mi casa esta noche”.

Jia Nan dijo: “Está bien, iremos”.

Scripture quotations taken from LBLA Copyright by The Lockman Foundation.


Leer más sobre La parábola de las diez vírgenes:

El sitio web "Caminando con Jesucristo" también le proporciona los contenidos de acerca de los devocionales cristianos, la segunda venida de Cristo y la Palabra de Dios, etc. Por favor, no dude en contactarnos por cualquier confusión o problema en relación con su creencia.