3 maneras para ser preparado para el recibimiento de la llegada del Señor

¿Cómo podemos dar la bienvenida al retorno del Señor? Este es una gran pregunta para nosotros que creemos en Dios. En los últimos días, si podemos entrar en el reino de los cielos o no, depende de si podemos dar la bienvenida al regreso del Señor y asistir al banquete de boda del Cordero. Para recibir el regreso del Señor, a menudo observamos y esperamos, pero, ¿sabemos cómo observar y esperar a encontrarnos con el Señor? Creo que los tres puntos a continuación pueden mostrarnos el camino.

la llegada del Señor

1. No debemos confiar en las nociones e imaginaciones, pero debemos tener reverencia hacia Dios.

Sobre el asunto de observar y esperar por la venida del Señor, no podemos confiar en nuestras nociones e imaginaciones, pero que debemos dar reverencia a Dios. En el pasado, mientras los fariseos esperaban por la venida del Mesías, no eran reverentes ante Dios, solo vivían en sus nociones e imaginaciones. Sus principales manifestaciones eran que explicaban las profecías del la venida del Mesías según sus propias imaginaciones, y que creían basándose en el significado literal de las profecías que Dios solamente puede venir con el nombre Mesías, nacido en un palacio y la aristocracia, y ser el Rey de los Judíos. Pero cuando el Señor vino, con el nombre de Jesús y nació en una familia ordinaria de carpinteros, los fariseos habían concluído que Él no podía definitivamente ser el Mesías que habían anhelado. Además se sostuvieron a la idea de que Él debería aparecerles a ellos y hacer Su obra en el templo en vez de predicar entre la clase baja, como recaudadores de impuestos y pescadores, etc. Los fariseos vivían en sus nociones e imaginaciones; se resistieron y condenaron al Mesías mientras estuvieron esperando Su venida. Insistieron en sus propias nociones e imaginaciones, condenando ciegamente la venida de Dios, y finalmente coludieron con el gobierno Romano para clavar al Señor en la cruz, ofendiendo al carácter de Dios seriamente. Por lo tanto, no debemos seguir en los pasos de los fariseos en el asunto de esperar el regreso del Señor, y no podemos usar nuestras propias nociones e imaginaciones para juzgar que Dios debe de venir como esto o aquello, porque la apariencia y obra del Señor es tan impredecible y sabia que nunca seríamos aptos para ver a través de los misterios que contienen. Tal como Jehová Dios dijo: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:8-9).

2. Debemos tomar la iniciativa para buscar e investigar el camino verdadero

Compañerismo cristiano

El Señor dijo: “Y á la media noche fué oído un clamor: He aquí, el esposo viene; salid á recibirle” (Mateo 25:6). De las palabras del Señor, sabemos de lo que el Señor quiere decir, es que mientras alguien diga “viene el Novio” debemos tomar la iniciativa para buscar e investigar. De esta forma, estaremos realmente observando y esperando. Algunas personas piensan que si solo sostienen el nombre del Señor, orar a menudo y leer la Biblia y trabajar duro para el Señor, entonces están observando y esperando. Pero de hecho, esto es esperando por el Señor ciegamente y pasivamente y no buscando activamente. Consequentemente, cuando alguien predica que el Señor ha vuelto, no tomarán la iniciativa de buscar e investigar al Señor que ha regresado, si es así, seremos fáciles de perder así la oportunidad de dar la bienvenida al Señor. Así que deberíamos ser vírgenes prudentes: Cuando escuchamos a alguien afuera decir “Viene el Novio,” debemos tomar la iniciativa de buscar e investigar, qué está en línea con la voluntad del Señor. Para aquellos que dieron la bienvenida al Mesîas regresado, como Pedro, y Juan, Nathanial y otros, quienes encontraron con el Señor al investigar, y ganando el esclarecimiento e iluminación del Espíritu Santo. Cuando el discípulo Pedro escuchó a su hermano Andres decir, “Hemos hallado al Mesías” (Juan 1:41), él pudo seguir a Andrés para ver al Señor Jesús, y finalmente seguir al Señor Jesús y recibir la salvación del Señor. Así que cuando alguien testifique la venida del Señor y a hacer Su obra, es vital para nosotros en buscar e investigar activamente.

3. Debemos prestar atención en buscar la voz de Dios

En cuanto a este aspecto, hay muchas profecías en el Apocalipsis, como “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice á las iglesias” (Apocalipsis 2:7). El Señor Jesús también dijo claramente a nosotros: “Aun tengo muchas cosas que deciros, mas ahora no las podéis llevar. Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará á toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir” (Juan 16:12-13). De las palabras de Dios, podemos ser seguros que Dios hablará más palabras cuando Él regrese. Es especialmente importante para las vírgenes prudentes en buscar la voz de Dios. Tal como dijo el Señor Jesús: “He aquí, yo estoy á la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré á él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3: 20). Reflexionando e investigando las nuevas palabras de Dios, podemos reconocer las palabras que el Espíritu Santo habla a las iglesias, que quiere decir que las ovejas de Dios oyen Su voz. Por lo tanto, debemos prestar atención a buscar la voz de Dios, cuando esperamos la venida del Señor, de otra manera, no podemos reconocerle incluso si Él ha venido.

En la Era de la Gracia, para los discípulos que siguieron al Señor, ellos escucharon las palabras y las predicaciones del Señor, obteniendo el esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo. Sintieron que las palabras del Señor estaban llenas de autoridad y poder, y verdad, y que fueron habladas por Dios mismo, y así reconocieron que el Señor Jesús era la venida del Mesías y siguieron al Señor. Toma Natanael por ejemplo: El reconoció que el Señor Jesús era el Mesías y Dios mismo al escuchar las palabras del Señor. Tal como lo dice la Biblia: “Dícele Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús, y díjole: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera te vi. Respondió Natanael, y díjole: Rabbí, tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel” (Juan 1:48-49). Sin embargo, esos fariseos y escribas no se enfocaron en buscar la voz de Dios, pero se resistieron y condenaron al Señor, así que en último instancia estaban destinados a no tener nada que ver con la salvación de Dios.

Por lo tanto, “observar y esperar” requiere que tengamos reverencia por Dios en nuestros corazones. No debemos usar nuestras nociones e imaginaciones para definir la obra de Dios. Una vez que hemos escuchado la noticia del regreso del Señor, debemos tomar la iniciativa de buscar e investigar a la voz de Dios.

Esto es lo que las vírgenes prudentes deberían hacer para dar la bienvenida el regreso del Señor.


Leer más sobre Las vírgenes prudentes:

El sitio web "Caminando con Jesucristo" también le proporciona los contenidos de acerca de los devocionales cristianos, la segunda venida de Cristo y la Palabra de Dios, etc. Por favor, no dude en contactarnos por cualquier confusión o problema en relación con su creencia.