Menú

Tengo la oportunidad de realizar mi sueño del reino celestial

Mi sueño del reino celestial

Desde que fui bautizada y regresé al Señor en 1993, el pastor a menudo nos había dicho que mientras creyéramos en el Señor Jesús, el Señor nos daría Su justicia sin pedir nada a cambio, y que seríamos arrebatados al reino de los cielos cuando viniera de nuevo. Después de eso, esperaba que el Señor viniera a arrebatarnos pronto. Más tarde, leí estas palabras en la Biblia: “Y desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo conquistan por la fuerza” (Mateo 11:12). Entonces reflexioné: ¿Qué esfuerzos debo hacer? ¿No debería tomar alguna medida práctica? En aras de tener una mejor oportunidad de entrar en el reino celestial, debo dedicarme y trabajar para el Señor basándome en reconocerlo con mi boca y creer en Él con mi corazón.

Varios años después, por la gracia del Señor, fui elegida para ser una trabajadora de la iglesia. A partir de ese momento, mis sacrificios por el Señor habían aumentado mucho en fuerza. Cualquier lugar de reunión que necesitara apoyo, yo llegaría allí de inmediato; Independientemente de las dificultades que tuvieran mis hermanos y hermanas, iría a darles apoyo en medio de lluvias y tormentas, calor y frío, y a veces incluso dejaba de lado mis propios asuntos domésticos para ayudarlos. Cada vez que los escuchaba alabar mi lealtad al Señor, estaba especialmente feliz. Pensé: Si puedo ganar la admiración de mis hermanos y hermanas, también debería ser aprobada por el Señor. Debido a mi trabajo activo y sacrificio por el Señor, fui especialmente bendecida por Él: el estudio, el trabajo y el matrimonio de mi hijo fueron muy satisfactorios. Esto me hizo ver aún más que trabajar para el Señor no era en vano.

¿Cómo entrar en el reino de los cielos?

Sin embargo, lo único que me preocupaba era que, aunque creía en el Señor y sabía que el Señor nos pedía que amáramos a los demás como a nosotros mismos, cuando mi esposo tenía un desacuerdo conmigo, yo aún podía discutir con él e incluso resentirme por él en mi corazón. La Biblia dice: “Todo el que aborrece a su hermano es homicida, y vosotros sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él” (1 Juan 3:15). Sabía que mis conductas no eran aprobadas por el Señor, así que le confesaba mis pecados todas las noches. Sin embargo, cuando nos encontramos con algo después, todavía entraríamos en discusiones. Por esto, me sentí bastante impotente y no tenía idea de cómo podría practicar las enseñanzas del Señor.

Una vez, al estudiar la Biblia, leí las siguientes palabras del Señor: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21). Entonces una pregunta vino a mi mente: “El Señor dijo que solo haciendo la voluntad del Padre celestial podemos entrar al reino de los cielos. Es decir, simplemente decir palabras de reconocimiento y creer en el Señor en nuestros corazones no nos califica para entrar en el reino celestial. Entonces, ¿qué es hacer la voluntad del Padre celestial? Más tarde, hablé con mis compañeros de trabajo sobre este tema, pero sus opiniones eran diferentes. Como no encontré respuesta, pensé en un compromiso: trabajar y dedicarme para expiar mis pecados. Por lo tanto, asistí a las reuniones de grupos pequeños con más frecuencia y nunca dejé de hacer lo que debía hacer.

En un abrir y cerrar de ojos, pasaron más de veinte años y siempre me dediqué así. Aunque todavía cometía pecados, y no podía obedecer el camino del Señor, creía que, si ponía todos mis esfuerzos en trabajar para el Señor, Él seguramente reconocería mis buenas obras y que cuando viniera, definitivamente podría ser llevada al reino de los cielos.

Escuchando el evangelio en una tierra extranjera

En febrero de 2018, vine a Japón a visitar a mi hijo. Después de unos días, un pariente mío me dijo: “Hay un hermano de apellido Wu, que predica muy bien. ¿Te gustaría escuchar sus sermones? “¡Claro!” Acepté con alegría. Ese día, al escuchar que el hermano Wu nos compartiría sobre el Libro de Apocalipsis, me entusiasmé. En China, de lo que hablamos a menudo era de Pablo o de cómo realizar la obra y difundir el evangelio, de lo que estaba harta de oír. No me imaginaba que pudiera escuchar algo nuevo en Japón. En la reunión, el hermano Wu habló sobre el pequeño pergamino profetizado en el Libro de Apocalipsis y dijo que solo podría ser abierto por el Dios al retornar. Luego se nos compartió acerca de las palabras del Espíritu Santo a las iglesias, de las ovejas de Dios escucharon la voz de Dios, y así sucesivamente. Cuanto más escuchaba, más me interesaba y pensaba: “Resulta que hay tantos misterios en el Libro de Apocalipsis. En el pasado, he escuchado muchos sermones aburridos, pero el sermón de hoy del hermano Wu es realmente nuevo y finalmente me siento satisfecha”.

En este momento, el hermano Wu me leyó varios versículos de las Escrituras: “Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). “Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados […]” (Lucas 5:24). “Así está escrito, que el Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos al tercer día; y que en su nombre se predicara el arrepentimiento para el perdón de los pecados a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén” (Lucas 24:46-47).

El hermano Wu compartió: “De estas escrituras, podemos ver que lo que hizo el Señor Jesús es la obra de perdonar los pecados y salvar a las personas de las leyes. Nuestro conocimiento de la obra de Dios solo puede llegar tan lejos como lo que Dios ha realizado. En la Era de la Ley, Jehová Dios decretó las leyes, por lo que los hombres sabían qué es el pecado y qué castigo recibirían cuando cometieran pecados; En la Era de la Gracia, debido a que el Señor Jesús fue crucificado e hizo la obra de la redención, somos capaces de ser absueltos de nuestros pecados y venir ante Dios. Sin embargo, el Señor Jesús no realizó la obra de eliminar los pecados. Es por eso que las personas en la Era de la Gracia todavía viven en el estado de cometer pecados y confesar los pecados. Tal como dijo Pablo: ‘Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno; porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no. Pues no hago el bien que deseo, sino que el mal que no quiero, eso practico. Y si lo que no quiero hacer, eso hago, ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí.’ (Romanos 7:18-20). Hermana, ¿no es así?

“¡Sí, lo es!” Asentí. “Mi situación es así. Sé que el Señor nos ha enseñado a amar a los demás como a nosotros mismos, pero a menudo no puedo practicarlo”.

¿Sabes por qué es esto? Preguntó el hermano Wu.

“Incluso los compañeros de trabajo y los pastores de mi iglesia no conocen la razón, para no hablar de mí”, le respondí.

El hermano Wu sonrió y dijo: “La razón por la que no podemos evitar cometer pecados es porque la obra de redención realizada por el Señor Jesús solo absolvió nuestros pecados, pero la raíz de nuestros pecados todavía existe. Está registrado en 1 Pedro 1:5: ‘Que sois protegidos por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo’. Entonces, en los últimos días, el Señor vendrá nuevamente para expresar palabras que nos permitan obtener la salvación de Dios de los últimos días, que es la obra de juicio que comienza con la casa de Dios mencionada por Pedro. Solo cuando recibamos la salvación de Dios de los últimos días, podremos liberarnos de la esclavitud de los pecados y ser purificados”.

Después de escuchar la comunión del hermano Wu, me quedó claro de inmediato: “La razón por la que siempre vivo en la situación de cometer pecados y confesar es porque existe la raíz de los pecados dentro de mí. Resulta que Dios realizará otra etapa de obra en los últimos días y que solo aceptando la salvación de Dios de los últimos días, podremos ser purificados”.

Encontrándose con el Señor pero sin conocerlo

Luego, el hermano Wu presentó otros aspectos de la verdad, como el camino del regreso del Señor, el misterio de la encarnación, etc. Nunca había escuchado un sermón tan claro y me sentí muy brillante en mi corazón. Al final, el hermano Wu dijo: “En realidad, el Señor Jesús ha regresado y es Dios Todopoderoso encarnado. Dios ha comenzado a pronunciar palabras desde 1991 y ha llevado a cabo la obra de juicio empezando con la casa de Dios, que ha cumplido con las palabras del Señor: ‘Porque así como el relámpago sale del oriente y resplandece hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre’ (Mateo 24:27).”

En este punto yo estaba sorprendida: “Resulta que lo que están difundiendo es el Relámpago Oriental. Entonces pensé en la propaganda negativa sobre el Relámpago Oriental del Partido Comunista Chino y el mundo religioso. Por un momento, no pude aceptarlo, ni me atreví a creer que Dios había venido.

Al ver que mi expresión cambiaba, mi pariente me preguntó: “Habiendo escuchado tanto del hermano Wu, ¿crees que hay una verdad que buscar?”.

“Todo lo que compartió el hermano Wu está de acuerdo con la verdad y no tengo nada que refutar”, respondí.

“El regreso del Señor es una gran cosa”, dijo mi pariente. “Dado que se ajusta a la verdad, entonces deberíamos escuchar. ¿Qué te parece?”.

No dije nada y pensé: “Las palabras de mi pariente tienen sentido. La comunión del hermano Wu es esclarecedora y lo que dijo está en línea con la Biblia, nada que ver con los rumores que lo retrataban. Pase lo que pase, debería escuchar más, antes de tomar una decisión”.

Continuará…

Durmiendo profundamente en el sueño

Después de la cena, mi nuera y sus padres estaban escuchando el sermón, y yo también escuché. Al escuchar, de repente escuché: No importa cuán ardientemente haya perseguido o cuánto haya gastado y trabajado para Dios en el pasado, mientras que no acepte la obra de Dios en los últimos días y no tenga ningún cambio en su carácter, nunca podrá ingresar al reino de los cielos.

Al escuchar esto, me puse ansiosa: “¿Qué?” ¿Nunca podré ingresar al reino de los cielos si no acepto esta etapa de la obra? Me he dedicado al Señor por décadas; ¿Será esto en vano? Me resistí tanto que no pude escuchar ni una palabra más. Esa noche, di vueltas en la cama y no pude conciliar el sueño. Pensé continuamente: “Durante estos años, he estado dedicándome y trabajando para el Señor con todo mi corazón. ¿Podrían mis esfuerzos ser inútiles? Hay tantas personas que trabajan incansablemente y se sacrifican por el Señor. ¿Su dedicación será en vano también? No importa qué, simplemente no podía aceptar este tipo de declaración.

Al día siguiente, los hermanos y hermanas vinieron a reunirse conmigo, pero no quería escuchar en lo más mínimo y les di la espalda. Al ver esto, una hermana me preguntó sobre mi situación. No le respondí. Luego se comunicó conmigo y dijo: “Hermana, podemos buscar juntos si tienes alguna dificultad o pregunta. El Señor dijo: ‘Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos’ (Mateo 5:3). Con respecto a la palabra y obra del Señor, debemos buscar e investigar cuidadosamente”.

En ese momento, mi nuera y sus padres estaban todos allí. Frente a ellos, me daba vergüenza discutir con ella, así que dije: “Hay tantas personas que trabajaban duro para el Señor en la Era de la Gracia. ¿Podría ser que ninguno de ellos pueda entrar en el reino celestial si no aceptan esta etapa de la obra? No puedo entender este asunto”.

Llamando con amor

El hermano Wu dijo: “Hermana, nosotros, los seres humanos, no tenemos voz para que las personas puedan entrar al reino de los cielos. Sobre esto, veamos las palabras del Señor Jesús”. Diciendo esto, abrió la Biblia y leyó: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?’. Y entonces les declararé: ‘Jamás os conocí; apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad’” (Mateo 7:21-23).

Después de que terminó de leer, le dije: “Anteriormente, leí estos versículos de las Escrituras, y también los discutí con mis compañeros de trabajo. Pero nuestras opiniones son diferentes sobre qué tipo de personas son las que acatan la voluntad del Padre celestial. La mayoría de mis hermanos y hermanas piensan que sacrificar y trabajar por el Señor es acatar la voluntad del Padre celestial, y es lo que el Señor alaba”.

El hermano Wu dijo: “Las personas mencionadas aquí que echaron demonios e hicieron un trabajo maravilloso en el nombre del Señor fueron los que se sacrificaron y trabajaron por Él. Sin embargo, el Señor dijo que eran malhechores. Esto muestra que sacrificarse y trabajar por el Señor no significa obedecer la voluntad de Dios. Todos sabemos que los fariseos estaban familiarizados con la Biblia, trabajaban para Dios y andaban por tierra y mar difundiendo el evangelio. Externamente, estaban dedicándose a Dios y tenían algunas buenas obras, pero lo hicieron solo por posición y poder. Cuando expusieron la Escritura en reuniones, se exaltaron y dieron testimonio de sí mismos. Al final, trajeron a la gente ante ellos. Cuando el Señor Jesús encarnado vino a realizar Su obra, los fariseos escucharon autoridad y poder en las palabras del Señor, y vieron que muchos judíos seguían al Señor Jesús. Esto despertó su temor. Para proteger su estatus y vida, conspiraron con el gobierno romano para crucificar al Señor Jesús. Sus comportamientos expusieron su esencia de resistir a Dios y odiar a Dios. Entonces, no solo no fueron ellos quienes acataron la voluntad de Dios, sino que fueron aquellos que se opusieron a Dios y fueron maldecidos por Dios”.

Mientras escuchaba, estaba reflexionando: “Correcto. Los fariseos tenían un gran conocimiento de la Biblia, corrieron para difundir el evangelio y se dedicaron a Dios, pero finalmente se opusieron al Señor Jesús. Parece que si uno es una persona que obedece la voluntad de Dios no se puede juzgar solo por su trabajo externo y su dedicación”.

El hermano Wu continuó: “¿Entonces qué personas son las que acatan la voluntad del Padre en el cielo? Son aquellos que pueden practicar y obedecer la Palabra de Dios, que aman a Dios con todo su corazón, toda su alma y toda su mente, y que no tienen ambición o deseo individual, y no buscan el pago, independientemente de cuánto trabajo hayan hecho por Dios o cuánto sufrimiento han soportado. Tales personas son quienes siguen la voluntad del Padre celestial y son alabadas por Dios. De hecho, somos criaturas que disfrutamos de todo lo otorgado por Dios. Así que dedicarnos al Señor es lo que debemos hacer, al igual que las responsabilidades filiales de los hijos e hijas con sus padres. Si tratamos nuestro arduo trabajo como la moneda de cambio para entrar en el reino de los cielos, ¿no es usar a Dios, engañar a Dios y hacer tratos con Dios? ¿Podemos ganar la alabanza del Señor con tanta dedicación y trabajo?”.

Poco a poco despertando del sueño

Al mismo tiempo que escuchaba la comunión del hermano Wu, reflexioné sobre mi intención de la dedicación al Señor. Fue entonces cuando descubrí que apoyaba a la iglesia y ayudaba a mis hermanos y hermanas a ser aceptados por Dios. Especialmente cuando obtuve las bendiciones de Dios, pensé aún más que trabajar para Dios no sería en vano. Creía que había hecho tanto trabajo, así que seguramente era una de las que el Señor amaba más, y que no había duda de que podía entrar en el reino de los cielos. Hoy, me di cuenta de que durante tantos años de arduo trabajo, había estado realizando una transacción con Dios y aprovechándome de Dios para intercambiar las bendiciones del reino celestial.

En ese momento, el hermano Wu me leyó un pasaje de las palabras de Dios: “Un pecador como vosotros, que acaba de ser redimido y que no ha sido cambiado ni perfeccionado por Dios, ¿puede ser conforme al corazón de Dios? Para ti, que aún eres del viejo ser, es cierto que Jesús te salvó y que no perteneces al pecado gracias a la salvación de Dios, pero esto no demuestra que no seas pecador ni impuro. ¿Cómo puedes ser santo si no has sido cambiado? En tu interior, estás cercado por la impureza, egoísta y miserable, pero sigues deseando descender con Jesús; ¡qué suerte tendrías! Te has saltado un paso en tu creencia en Dios: simplemente has sido redimido, pero no has sido cambiado. Para que seas conforme al corazón de Dios, Él debe realizar personalmente la obra de cambiarte y purificarte; si sólo eres redimido, serás incapaz de alcanzar la santidad. De esta forma no serás apto para participar en las buenas bendiciones de Dios, porque te has saltado un paso en la obra de Dios de gestionar al hombre, que es el paso clave del cambio y el perfeccionamiento. Tú, un pecador que acaba de ser redimido, eres, por tanto, incapaz de heredar directamente la herencia de Dios”.

Él comunicó: “De las palabras de Dios, podemos ver que aunque hemos obtenido el perdón del Señor Jesús a través de Su redención, nuestra naturaleza satánica como el egoísmo, la codicia, la arrogancia, la vanidad, la torpeza y la traición aún reside. Esta naturaleza satánica es el origen de nuestros pecados cometidos. Dominado por la naturaleza arrogante y engreída, cuando otros no actúan como deseamos, nos revelamos con sangre caliente y siempre queremos que nos escuchen y actúen de acuerdo con nuestros deseos, y al trabajar y predicar, a menudo nos mostramos, tratando de obtener alta estima y admiración de los demás. Dominados por la naturaleza egoísta y mezquina, siempre consideramos nuestros propios intereses en todo. Aunque nos dediquemos a Dios, hacemos tratos con Él para obtener bendiciones y entrar al reino celestial. Dominados por la naturaleza torcida y engañosa, con frecuencia tenemos sospechas sobre los demás, y frecuentemente mentimos y engañamos. Si no resolvemos estos caracteres satánicos, aún no podemos evitar cometer pecados y resistir a Dios. La Biblia dice: ‘[...] y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.’ (Hebreos 12:14). Dios es justo y santo. ¿Cómo podemos nosotros, personas tan sucias y corruptas, estar en condiciones de entrar en Su reino? Entonces, solo si aceptamos la obra de juicio de Dios por la palabra en los últimos días, podemos abandonar el control y los lazos de la naturaleza satánica, y lograr la purificación para convertirnos en una persona que obedece a Dios y ama a Él. Solo entonces podremos ser aprobados por Dios y entrar en Su reino”.

Despertando completamente del sueño

De la comunión del hermano Wu entendí: A menudo puedo cometer pecados porque hay una naturaleza satánica dentro de mí, y que si no la elimino, aún puedo resistirme a Dios y nunca podré ver el rostro del Señor. En el pasado, solo sabía que tenía pecados, pero no conocía la raíz de los pecados. Hoy, el hermano Wu habló sobre este aspecto de la verdad con tanta claridad que cuanto más escucho, más extraordinaria es la forma en que se ve el Relámpago Oriental. Todo lo que revela es un misterio. ¿Podría ser que el pequeño pergamino realmente se haya abierto? ¿Dios realmente ha hablado? Silenciosamente oré al Señor, “¡Oh, Señor! Me condujiste a Japón y a contactar con La Iglesia del Dios Todopoderoso. ¿Podría ser que Dios Todopoderoso sea realmente Tu regreso? ¡Oh, Dios mío! El período de tiempo en mi visa está casi terminado. Si lo que dijeron es realmente la verdad de Ti, por favor, abre un camino para mí y abre mi corazón, para que pueda investigarlo claramente y aceptar Tu camino desde mi corazón”.

Después de eso, oré al Señor todos los días, y finalmente se me permitió renovar mi visa por otros tres meses. Silenciosamente le di gracias a Dios. Más tarde, comencé a asistir a reuniones, y normalmente leía cuidadosamente la palabra de Dios. Cada vez que leía la palabra de Dios, podía obtener mucha iluminación, lo que apagaba la sed de mi espíritu sediento. Además, las palabras de Dios Todopoderoso cambiaron muchas de mis nociones erróneas. Poco a poco mi corazón se abrió.

Sobre el juicio

En una reunión, le pregunté a una hermana: “Todos vivimos en pecado, y estamos controlados y restringidos por caracteres corruptos. ¿Cómo nos juzgan y purifican las palabras de Dios Todopoderoso?

La hermana me leyó un pasaje de las palabras de Dios Todopoderoso: “En los últimos días, Cristo usa una variedad de verdades para enseñar al hombre, para exponer la sustancia del hombre y para analizar minuciosamente sus palabras y acciones. Estas palabras comprenden verdades diversas tales como el deber del hombre, cómo el hombre debe obedecer a Dios, cómo debe ser leal a Dios, cómo debe vivir una humanidad normal, así como la sabiduría y el carácter de Dios, etc. Todas estas palabras están dirigidas a la sustancia del hombre y a su carácter corrupto. En particular, las palabras que exponen cómo el hombre desdeña a Dios se refieren a que el hombre es una personificación de Satanás y una fuerza enemiga contra Dios. Al emprender Su obra del juicio, Dios no aclara simplemente la naturaleza del hombre con unas pocas palabras; la expone, la trata y la poda a largo plazo. Estos métodos de exposición, de trato y poda no pueden ser sustituidos con palabras corrientes, sino con la verdad de la que el hombre carece por completo. Solo los métodos de este tipo pueden llamarse juicio; solo a través de este tipo de juicio puede el hombre ser doblegado y completamente convencido de la sumisión a Dios y, además, obtener un conocimiento verdadero de Dios. Lo que la obra de juicio propicia es el entendimiento del hombre sobre el verdadero rostro de Dios y la verdad sobre su propia rebeldía. La obra de juicio le permite al hombre obtener mucho entendimiento de la voluntad de Dios, del propósito de la obra de Dios y de los misterios que le son incomprensibles. También le permite al hombre reconocer y conocer su esencia corrupta y las raíces de su corrupción, así como descubrir su fealdad. Estos efectos son todos propiciados por la obra del juicio, porque la esencia de esta obra es, en realidad, la obra de abrir la verdad, el camino y la vida de Dios a todos aquellos que tengan fe en Él. Esta obra es la obra del juicio realizada por Dios”.

La hermana dijo: “En los últimos días, Dios Todopoderoso ha expresado todas las verdades que la humanidad necesita para obtener la salvación, y reveló nuestros caracteres corruptos y visiones erróneas de búsqueda ocultas en lo profundo de nuestros corazones, lo que nos permite tener algún conocimiento de nuestra propia naturaleza corrupta y el camino equivocado que caminamos. Por ejemplo, en la Era de la Gracia, todos pensamos que gastar y trabajar para Dios obedecía la voluntad de Dios y que era natural cambiar por las bendiciones del reino celestial. Pero después de aceptar la obra de Dios Todopoderoso, bajo el juicio y la revelación de las palabras de Dios, vemos que nuestra naturaleza es arrogante y engreída, egoísta y cruel, y que siempre perseguimos el principio de cómo aprovechar algo y no ser tomado. Como criatura, solo sabemos recibir la gracia y las bendiciones de Dios, pero nunca sabemos cómo pagar Su amor. Incluso queremos usar el mero gasto para intercambiar las bendiciones del reino celestial. Realmente nos falta razón. Luego, comenzamos a dejar de lado nuestras intenciones y puntos de vista incorrectos, solo buscando cumplir con nuestros deberes como seres creados. Mientras tanto, cuando nos sometemos al juicio de las palabras de Dios, Dios nos revela Su carácter justo que no tolera la ofensa, lo que nos hace tener un corazón temeroso de Dios. Ya no nos atrevemos a vivir confiando en el carácter corrupto satánico y comenzar a abandonar nuestra carne para practicar la verdad. Y en la vida real, Dios también prepara una variedad de circunstancias y eventos para ponernos a prueba y revelarnos, y para tratarnos, podarnos y disciplinarnos de manera práctica. Solo experimentando verdaderamente el juicio y el castigo de Dios, el trato y la poda, podemos cambiar nuestro carácter satánico poco a poco. Al final, lograremos obediencia y reverencia a Dios. Hoy tenemos la suerte de experimentar la obra de juicio de Dios en los últimos días y este es el supremo amor y salvación de Dios para nosotros”.

Acogiendo con alegría el regreso del Señor

La comunión de la hermana me permitió ver que las verdades expresadas por Dios Todopoderoso son demasiado abundantes. No solo resolvieron muchas de mis concepciones, sino que también me hicieron conocer mis propias corrupciones y el carácter de Dios, y me señalaron el camino hacia los cambios en el carácter. Además, la obra de salvación de Dios en los últimos días es muy práctica. Mientras actuemos de acuerdo con las palabras de Dios, podremos desechar nuestros caracteres corruptos poco a poco para lograr la purificación. Al final, podemos convertirnos en las personas que se someten a Dios y obedecen Su voluntad, y seremos salvados para entrar en el reino de Dios. Pensando en esto, me sentí muy conmovida en mi corazón. Me di cuenta de que mi naturaleza era demasiado arrogante y demasiado desobediente, por lo que me negué a buscar e investigar la obra de Dios por creer ciegamente la propaganda negativa del Partido Comunista Chino y los círculos religiosos, y casi perdía la salvación de Dios de los últimos días. Gracias a Dios Todopoderoso por pasar por alto mi necedad e ignorancia, guiándome a venir a Japón desde China y haciendo todo lo posible para salvarme.

Ahora he aceptado la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días durante casi tres meses. Siento que durante estos cortos tres meses, he ganado más de lo que gané en mis más de veinte años de fe en el Señor. Dios ha revelado todos los misterios del reino de los cielos, por lo que he estado completamente segura de que Dios Todopoderoso es el Señor Jesús a quien he estado esperando desesperadamente. Él es el Todopoderoso que abrió el pergamino y es el único Dios verdadero que me lleva a entrar en el reino de los cielos. Gracias a Dios Todopoderoso por dejarme escuchar Su voz en una tierra extranjera y alcanzar los pasos del Cordero. He encontrado el camino para entrar al reino de los cielos y tener la oportunidad de realizar mi sueño del reino celestial. ¡Gracias a Dios Todopoderoso!

Leer más sobre entrar en el reino de Dios:

Contáctanos

Ahora que las catástrofes están ocurriendo una tras otra, ¿quieres recibir al Señor lo antes posible y conseguir la oportunidad de ser protegido por Él? Haga clic en el botón para contactarnos para que le ayudemos a encontrar remedios.