¿Cómo orar para que el Señor escuche?

Hermanos y hermanas:

¡La paz del Señor esté con ustedes! Hoy, hablaremos sobre “los tres problemas que debemos resolver en la oración”. Que el Señor guíe nuestra comunión. Nosotros, los hermanos y hermanas, sabemos que la oración es el camino para establecer una relación normal con Dios. Todos esperamos que nuestras oraciones sean escuchadas y aceptadas, pero hoy muchos hermanos y hermanas están afligidos por el hecho de que sus oraciones no son escuchadas ni aceptadas. Entonces, ¿cómo debemos orar según la voluntad de Dios y qué problemas debemos resolver en nuestras oraciones para que el Señor las escuche?

oracion del dia de hoy

1. Debemos resolver el problema de hablar de manera pretenciosa, impráctica y deshonesta cuando oramos

En nuestra vida diaria, cuando oramos al Señor a menudo decimos cosas que son falsas, exageradas o vacías, así que el Señor esconde Su rostro y no escucha. Por ejemplo, en nuestras oraciones decimos con frecuencia: “Señor, sé que todas las cosas en el mundo están sucias y que somos simplemente huéspedes y extranjeros en este mundo. Quiero amarte y satisfacerte”. Sin embargo, en nuestra vida seguimos sin poder dejar atrás las cosas del mundo como la riqueza, la reputación y el estatus, e incluso las buscamos de manera activa. A veces, oramos al Señor y decimos: “Dios, deseo ser un siervo leal y servirte con todo mi corazón, con toda mi mente y con todas mis fuerzas”. Pero en nuestra obra, cuando nos encontramos con dificultades que no sabemos resolver, nos quejamos de las dificultades y los problemas. También oramos a menudo de la siguiente manera: “Señor, deseo cargar con la cruz y seguirte”. Pero, cuando llegan grandes dificultades, como la enfermedad o el encarcelamiento, se producen quejas en nuestro corazón y culpamos al Señor por no protegernos. Estas oraciones no son prácticas. No son palabras que salgan de nuestro corazón y por eso el Señor no las acepta. El Señor Jesús dijo: “Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad” (Juan 4:24). Así, podemos ver que el Señor nos exige que seamos personas honestas y que hablemos de manera práctica y seria con el Señor. No debemos hablar de forma pretenciosa ni decir cosas que no sean realistas o estaremos engañando al Señor y haremos que nos deteste. Así que, cuando oremos, debemos practicar hablar al Señor desde el corazón, de forma realista, y descartar las palabras falsas e hipócritas. No debería importarnos cuánto hablemos o lo bien que suenen nuestras palabras, sino que debemos preocuparnos de si oramos al Señor sinceramente. Por ejemplo, cuando hacemos una obra para el Señor, quizás en nuestro corazón queramos ir tras las cosas del mundo y la riqueza, así que debemos hablar honestamente al Señor y pedirle que nos guíe y nos ayude a trabajar por Él con sinceridad. Si nos encontramos con dificultades, debemos ser sinceros con el Señor: “Dios, estoy teniendo dificultades en este momento, soy débil, quiero amarte, pero no encuentro la voluntad para ello, así que te pido que muevas mi corazón y que no permitas que mis dificultades me hagan débil”. Después de esto, debemos colaborar activamente con Dios y confiar sinceramente en Él. Cuando cometemos errores que ofenden al Señor o entendemos incorrectamente a Dios durante nuestras dificultades, debemos aún más explicar honestamente al Señor la corrupción que exponemos, nuestros verdaderos pensamientos, nuestras dificultades, etcétera. Lo que decimos cuando oramos al Señor debe ser sincero y verdadero, porque, si es así, tendremos siempre intimidad con Dios y Dios escuchará nuestras oraciones. De esta manera, nuestro conocimiento de Dios se profundizará y creceremos continuamente en la vida.

2. Debemos resolver el problema de pasar por procesos, hacer las cosas por inercia y no acercarnos a Dios con calma cuando oramos

Hoy, muchos de nuestros hermanos y hermanas solo se centran en el proceso externo cuando oran y no están orando en silencio delante de Dios. Piensa que, si estás ocupado en el trabajo y tienes miedo de llegar tarde a trabajar por la mañana, en un intento por ganar algo de tiempo murmuras una oración a medias a Dios. Estas oraciones son una manera de salir del paso, simplemente haciéndolo por inercia. O, cuando oramos en las reuniones y escuchamos a otra persona orar durante mucho tiempo o decir muchas cosas, mientras que nosotros no tenemos mucho que decir, nos da miedo que nos miren por encima del hombro si oramos menos que los demás, así que cuando nos llega el turno, imitamos a la otra persona y decimos muchas palabras, incluso repitiendo cosas que dijo el otro. Estas oraciones se ofrecen para que la gente las oiga, así que no son oraciones que se digan en silencio delante de Dios. El Señor Jesús nos dijo: “Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará” (Mateo 6:6). La palabra del Señor nos dice que debemos tener un corazón tranquilo y sosegado cuando oramos delante de Dios, y que no debemos estar bajo la influencia de ninguna persona, asunto o cosa. Por ejemplo, tal vez tengamos prisa por llegar al trabajo por la mañana, pero, mientras esperamos el autobús, podemos calmar nuestro corazón e ir en silencio delante del Señor. También podemos hacerlo en nuestro corazón mientras vamos en el autobús o estamos en la oficina. Orar así no nos pide que obedezcamos ninguna norma; sólo requiere que nos acerquemos al Señor y consigamos el resultado de no separarnos de Él. Además, cuando oramos en las reuniones, no deberíamos intentar hacer que los demás nos admiren cuando oramos, ni preocuparnos por cómo nos ven los demás, sino que sólo debemos buscar ir delante de Dios en silencio y abrirle nuestro corazón y aceptar el movimiento del Espíritu Santo. Cuando hacemos esto, no estamos haciendo las cosas sin pensar, y Dios nos escucha.

3. Debemos resolver el problema de tener deseos extravagantes y siempre ser egoístas cuando oramos

Como cristianos, todos sabemos que no podemos hacer peticiones extravagantes a Dios, pero como albergamos la intención de recibir bendiciones, a menudo hacemos demandas a Dios sin darnos cuenta, haciendo peticiones extravagantes para satisfacer todo tipo de deseos. Por ejemplo, para que nuestros hijos puedan entrar a una escuela mejor, podríamos orar: “Dios, los exámenes de mi hijo(a) son en unos pocos días. Te confío a mi hijo(a); te pido que le des inteligencia y sabiduría para que saque buenas notas en el examen y tenga éxito en el futuro”. Los que hacen negocios podrían orar: “Dios, te confío mi negocio y te pido protección y ayuda; te pido que bendigas el éxito de mi negocio y les muestres a los gentiles los milagros que puedes obrar, lo cual también me permitirá ser libre de las carencias materiales”. Los que trabajan en la iglesia y se dedican a ella podrían orar: “Señor, ahora que te sirvo y trabajo para ti, te pido que bendigas a mi familia con un negocio exitoso, para que no les falte ropa ni comida”. Estas oraciones contienen nuestros deseos extravagantes. Todas demandan a Dios que haga esto o aquello según nuestros deseos. Somos seres creados y debemos tener buen juicio delante del Creador. Debemos tener corazones que teman a Dios y no pedirle a Dios que cumpla nuestros deseos. El Señor Jesús también nos dijo: “Por tanto, no os preocupéis, diciendo: ‘¿Qué comeremos?’ o ‘¿qué beberemos?’ o ‘¿con qué nos vestiremos?’ Porque los gentiles buscan ansiosamente todas estas cosas; que vuestro Padre celestial sabe que necesitáis de todas estas cosas. Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:31-33). El Señor Jesús nos enseñó que no debemos preocuparnos por qué comeremos o cómo nos vestiremos. No debemos pedirle estas cosas al Señor, porque el Señor preparará y dispondrá todo lo que necesitemos materialmente. El Señor nos pide lo siguiente: “Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33). Esto quiere decir que primero deberíamos orar por el Reino de Dios y Su justicia, porque Dios acepta este tipo de oración. Consideremos que todos sabemos que estamos viviendo en los últimos días y sabemos que las profecías dicen que Él regresará, así que debemos orar más para que el Reino de Dios venga pronto a la Tierra, como está escrito: “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo” (Mateo 6:10). Debemos orar para que el Señor nos guíe para ser vírgenes sabias y para poder darle la bienvenida al Señor cuando escuchemos noticias de Su retorno. Debemos orar también para escapar de nuestra corrupción y por la purificación. Estas oraciones para recibir la verdad y la vida serán escuchadas por el Señor.

Finalmente, me gustaría compartir con todos ustedes dos pasajes que leí en una página web sobre el Evangelio: “¿Qué significa orar realmente? Quiere decir hablar con Dios las palabras que están dentro de tu corazón y comunicarte con Dios después de que comprendiste Su voluntad, basándote en Sus palabras; quiere decir sentirte particularmente cerca de Dios, sentir que Él está enfrente de ti y que tú tienes algo que decirle; y quiere decir estar especialmente radiante dentro de tu corazón y sentir que Dios es especialmente precioso. Te vas a sentir especialmente constreñido y, después de escuchar tus palabras, tus hermanos y hermanas se van a sentir complacidos, van a sentir que las palabras que hablas son las palabras que están dentro de sus corazones, las palabras que quieren decir y que lo que tú dices representa lo que ellos quieren decir. Esto es lo que significa orar verdaderamente. Después de que has orado verdaderamente, te vas a sentir en paz y complacido en tu corazón; la fuerza para amar a Dios crecerá y vas a sentir que nada en toda tu vida es más valioso o importante que amar a Dios, y todo esto probará que tus oraciones han sido efectivas”. “Mientras oras tu corazón debe estar en paz delante de Dios y debe ser sincero. Estás realmente teniendo comunión y orando con Dios; no debes engañar a Dios usando palabras que suenen bonito. La oración se centra alrededor de aquello que Dios quiere completar hoy. Pídele a Dios que te ilumine y te esclarezca más, y lleva tu estado real y tus problemas delante de Él para que ores y tomes la determinación ante Dios. Orar no es seguir un procedimiento sino buscar a Dios usando tu corazón sincero. Pide que Dios proteja tu corazón, capacitándolo para que con frecuencia esté en paz delante de Dios, capacitándote para que te conozcas y te desprecies y te abandones en el ambiente que Dios ha puesto para ti, permitiéndote así tener una relación normal con Dios y haciendo de ti alguien que verdaderamente ama a Dios”.

Gracias al Señor. Las oraciones son nuestro puente espiritual de comunicación con Dios y siempre que oremos al Señor con un corazón sincero y honesto y oremos para satisfacer la voluntad de Dios, el Señor aceptará y escuchará nuestras oraciones. Gracias al Señor por permitirme tener comunión con ustedes hoy. ¡Amén!

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

Si no sabe cómo orar a Dios en las cosas que encuentre, no dude en ponerse contacto con nosotros haciendo clic en el botón que está en la esquina inferior izquierda, buscaremos la voluntad de Dios con usted.


Leer más sobre Cómo orar:

El sitio web "Caminando con Jesucristo" también le proporciona los contenidos de acerca de los devocionales cristianos, la segunda venida de Cristo y la Palabra de Dios, etc. Por favor, no dude en contactarnos por cualquier confusión o problema en relación con su creencia.