Menú

¿Por qué Jesucristo aprobó la fe de Pedro?

En Mateo 16:18-19, el Señor Jesús dijo: “Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos; y lo que ates en la tierra, será atado en los cielos; y lo que desates en la tierra, será desatado en los cielos”. Cada vez que leyera esos dos versos, pensaría: ¿por qué el Señor Jesús le dio a Pedro las llaves del reino de los cielos? El hecho de que Jesucristo confiriera a Pedro esa gran autoridad significa que aprobó su fe y que Pedro era una persona según el corazón de Dios. Sin embargo, no podría entender por qué el Señor elogió a Pedro teniendo en cuenta que lo había negado tres veces antes de Su crucifixión. Estaba desconcertado. Un día abrí la Biblia y volví a Mateo 16, con el fin de descubrir del contexto el prerrequisito y los antecedentes de que Jesucristo le diera a Pedro las llaves del reino de los cielos. Mateo 16:13-19 dice: “Cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Y ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; y otros, Elías; pero otros, Jeremías o uno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Y Jesús, respondiendo, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos; y lo que ates en la tierra, será atado en los cielos; y lo que desates en la tierra, será desatado en los cielos”. Leí estos versos repetidas veces y reflexioné sobre ellos detenidamente: ¿Jesucristo aprobó a Pedro porque de Sus discípulos solo él reconoció que Él era Cristo? ¿Por qué Jesucristo dijo que Pedro estaba bendecido y le dio las llaves del reino de los cielos después de que le respondiera diciendo “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”? Sin embargo, aún no podía comprender por qué el Señor aprobó la fe de Pedro ni sabía cómo debía intentar recibir la aprobación de mi fe por parte del Señor. Les hice estas preguntas a todos los predicadores que conocía, pero ninguno pudo darme una respuesta que me satisficiera. Estaba muy decepcionado: ¿Por qué ninguno de ellos conocía la respuesta? ¿Cómo era posible que guiaran a los creyentes en el camino de la aprobación de Dios? Sentía que la posibilidad de que Dios aprobara mi fe era desconsoladora al tiempo que pensaba: Si solo pudiera ver a Jesucristo y preguntarle sobre ello. Después, finalmente encontré la razón de por qué Pedro consiguió la aprobación de Dios en un libro que dice: “Tras un periodo de experiencia, Pedro vio en Jesús muchas de las obras de Dios, vio la hermosura de Dios y vio mucho del ser de Dios en Jesús. Por consiguiente, también vio que las palabras de Jesús no podían ser palabras de hombre, y que la obra que Él hizo no podría haberla realizado un hombre. En las palabras y los hechos de Jesús, Pedro vio además gran parte de la visión de Dios y mucha obra divina. Durante sus experiencias, no llegó simplemente a conocerse a sí mismo, sino que también se centró en observar las acciones de Jesús, de las que descubrió muchas cosas nuevas; es decir, que eran muchas expresiones del Dios práctico en la obra que Él hizo por medio de Jesús, y que las palabras y los actos de este, las formas en que pastoreó a las iglesias y la obra que realizó diferían de los de un hombre corriente. Así, de Jesús aprendió muchas lecciones que se suponía que debía de aprender y para cuando Jesús estaba a punto de ser clavado en la cruz, había obtenido algún conocimiento de Él, un conocimiento que fue la base de su lealtad de por vida a Él, y de su crucifixión boca abajo por amor a Él”.

Jesus y peter

“Aunque Pedro negó en tres ocasiones conocer a Cristo y aunque tentó al Señor Jesús, esas pequeñas debilidades humanas no tuvieron relación con su naturaleza ni afectaron su búsqueda futura; tampoco puede demostrar suficientemente que su tentación fuera un acto de anticristo. La debilidad humana normal es algo que comparten todas las personas del mundo. ¿Cuentas con que Pedro sea diferente? […] Aunque los muchos años de dolorosas experiencias de Pedro no se registran en la Biblia, esto no prueba que él no tuviera experiencias reales o que no hubiera sido perfeccionado. ¿Cómo puede la obra de Dios ser comprendida completamente por el hombre?” “Pedro se preocupaba por el amor verdadero en su corazón, por lo que era actual y podía lograrse. No le preocupaba recibir una recompensa, sino si su carácter podía cambiar. […] Las experiencias de Pedro fueron con el fin de lograr un amor verdadero y un conocimiento verdadero. Sus experiencias tenían la finalidad de lograr una relación más estrecha con Dios y tener un vivir práctico. […] Para Él, cuánto más busquen las personas un amor verdadero y una obediencia total a Dios, lo que también significa procurar cumplir con sus deberes como criaturas de Dios, más capaces serán de obtener Su aprobación”.

De estas palabras, entendí que Pedro fue un hombre que persiguió la verdad, inocente y honesto, con determinación, que podía sufrir dificultades y que cuando encontrara algo, no lo dejaría ir. Él tenía muchas cosas que valían la pena, las cuales Dios hizo perfectas. En el proceso de seguir a Dios, él se centró especialmente en conocer la obra de Dios y, de este modo, se aseguró de la identidad de Jesucristo. Pedro negó a Jesucristo tres veces debido a su normal debilidad humana. Por aquellos tiempos, el judaísmo se había unido al gobierno romano y arrestó incoherentemente a los discípulos de Jesucristo, cuya vida estuvo en peligro una vez que fueron arrestados. En esta situación, cualquier persona sería débil. Cuando los soldados se llevaron a Jesucristo, todos Sus discípulos estaban tan asustados que se dieron a la fuga, a excepción de Pedro, que lo siguió a la distancia. Considerando que Pedro había seguido a Jesucristo por solo tres años, fue raro y precioso que su fe pudiera llegar a tanto. Independientemente de cómo juzgara la gente a Pedro, de acuerdo con sus creencias, Dios conoce su corazón de amor por Dios y su verdadera estatura. Jesucristo, antes de ir a la cruz, le dijo a Pedro que lo negaría tres veces antes de que el gallo cantara. El Señor sabía que un hombre de carne tiene una normal debilidad humana. Dios no recuerda el infantilismo y la debilidad temporaria del hombre, pero ve si se regocija realmente en la verdad de su corazón y mira su humanidad y el camino que realiza. Hasta el último momento previo a Su crucifixión, Jesucristo todavía cuidó de Sus discípulos. En la revelación de Pedro, estuvieron el amor del Señor y Sus intenciones bondadosas. Jesucristo conoció que el Pedro tenía tan poco conocimiento de Él que no entendió Su voluntad y solo tenía una creencia positiva en Él. Si su creencia en Dios hubiera sido solo una creencia y no una fe verdadera, hubiera sido incapaz de satisfacer verdaderamente a Dios y hubiera incluso jugado el rol de Satanás de interrumpir y disturbar la obra de Dios. Por lo tanto, Dios creó un ambiente necesario para revelarse a Pedro y repercutir en su fe.

Pedro fue un hombre que creyó en Dios sinceramente. Esta revelación hizo que ganara demasiado y constituyó un punto clave en su fe en Dios. A través de esta revelación, Él vio que era tan pequeño en estatura que no podría amar a Dios genuinamente como su corazón deseaba, el cual incluso más revivía su voluntad para perseguir la verdad. Desde entonces, dejó todo en manos de Dios y todo lo que hizo para satisfacer a Dios. No le prestó más atención a gozar de la gracia y las bendiciones de Dios mientras creyera en Él, sino que comenzó a conocerlo en una manera perseverante. Después de pasar cientos de las pruebas y los refinamientos por parte de Dios en su vida, Dios lo perfeccionó y se convirtió en el hombre que mejor conocía a Dios entre los santos de edades pasadas y consiguió Su aprobación. Al final, él fue clavado en la cruz, llenando su deseo de amar a Dios y se convirtió en un ejemplo para quienes persiguen el amor de Dios. Así, entendí que se debió a que Dios consideró favorable la humanidad de Pedro y su búsqueda que Dios en aquel momento le dio las llaves del reino de los cielos a Pedro. Toda la obra que Dios hizo en Pedro tuvo su efecto apropiado y Pedro obtuvo una parte del reino de Dios porque persiguió conocer y amar a Dios.

(Traducido del original en inglés al español por Antonella Roverso )

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

Ver más Películas Cristianas:

Contáctanos

Ahora que las catástrofes están ocurriendo una tras otra, ¿quieres recibir al Señor lo antes posible y conseguir la oportunidad de ser protegido por Él? Haga clic en el botón para contactarnos para que le ayudemos a encontrar remedios.