¿Cómo obtener la vida eterna?

Una tarde, el Hermano Gao se apresuró, agarró la Biblia y corrió a la casa del Hermano Gui...

Cuando llegó, los dos se sentaron en el sofá.

El Hermano Gao abrió la Biblia y dijo: “Hermano Gui, he encontrado un problema en mi lectura de la Biblia y no sé cómo resolverlo. Siento que este problema es la clave para que alcancemos la vida eterna a través de nuestra fe en el Señor, así que me apresuré a buscar la respuesta contigo”.

El Hermano Gui sonrió y dijo: “Está bien. Cuéntamelo todo”.

El Hermano Gao dijo entonces: “Todos sabemos que la Biblia es el canon del cristianismo y que todos los cristianos deben leerla. Ya sea que estemos asistiendo a reuniones, realizando nuestras devociones espirituales, predicando el evangelio o dando sermones, siempre tenemos que adherirnos a la Biblia. Por lo tanto, podríamos decir que la Biblia es una parte de nuestra vida de la que no podríamos prescindir. Las obras anteriores de Dios están registradas en la Biblia, así como los testimonios de muchas personas. Creemos firmemente que la Biblia contiene vida dentro de ella, y mientras perseveremos en la lectura de la Biblia podemos obtener la vida eterna. Pero cuando estaba estudiando la Biblia esta noche, vi que el Señor Jesús dijo: ‘Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida’ (Juan 5: 39-40). Esto realmente me confundió, porque al ver que la Biblia contiene las palabras de Dios y los testimonios del hombre, entonces al leer la Biblia deberíamos poder alcanzar la vida eterna. ¿Por qué pues el Señor Jesús dijo que la vida eterna no está en la Biblia? ¿Cómo debemos entender estas palabras? No lo entiendo muy bien, así que me preguntaba qué entiendes de esto”.

la vida eterna
Fuente:www.freepik.com

El Hermano Gui dijo: “¡Hermano Gao, esta cuestión que planteas es realmente clave! Algunos compañeros de obra y yo también nos sentimos confundidos por este asunto recientemente. Después, cuando fuimos a una reunión fuera de la ciudad, buscamos la respuesta junto con varios hermanos y hermanas hasta que finalmente entendimos este asunto”.

El Hermano Gao dijo felizmente: “¿En serio? ¡Gracias al Señor! ¡Date prisa y habla conmigo al respecto!”

El Hermano Gui dijo: “Bien, de hecho, si queremos entender este asunto, primero tenemos que entender la historia interna de las obras que Dios realizó en la Era de la Ley y en la Era de la Gracia que están registradas en la Biblia, así como los resultados logrados por estas obras, y luego entenderemos por qué el Señor Jesús dijo tal cosa. En primer lugar, en la Era de la Ley registrada en el Antiguo Testamento, las palabras que Jehová Dios pronunció fueron principalmente para proclamar la ley y Sus mandamientos, así como para guiar a los israelitas en sus vidas en la tierra. Los resultados que Él logró fueron que enseñó al hombre a vivir normalmente, a saber cómo hacer ofrendas, alabar a Dios y a saber lo que era el pecado, y así sucesivamente. Pero estas eran solo verdades simples, y no permitían ni muchos menos que la gente ganara vida, y mucho menos que obtuviera la vida eterna. El Nuevo Testamento registra las palabras y la obra del Señor Jesús, principalmente Su obra para redimir a la humanidad, dando al hombre el camino del arrepentimiento, diciéndole al hombre que el reino celestial estaba cerca y que todos tenían que arrepentirse. Los resultados que Él logró fueron que Él permitió a la gente confesarse y arrepentirse, de tal manera que sus pecados fueran perdonados, y la gente pudo realizar algunas buenas obras externas, tales como no hurtar o robar, no pelear ni abusar verbalmente de otros, y no beber alcohol. Algunas personas incluso lograron trabajar con gran celo, gastarse para el Señor y renunciar a todo para seguir al Señor y predicar Su evangelio, y así sucesivamente.

“Por lo tanto, al leer la Biblia, llegamos a saber que todas las cosas en el cielo y en la tierra fueron creadas por Dios, que Dios proclamó Su ley y Sus mandamientos en la Era de la Ley, que la humanidad supo cómo vivir en la tierra de acuerdo con los requerimientos de Dios, y vimos que el carácter de Dios era vívido y real, y que Dios podía maldecir y castigar a la gente, así como mostrarnos misericordia. También supimos que debemos confesar nuestros pecados a Dios y arrepentirnos de ellos, que debemos perdonar a otros, amar a nuestros enemigos y ser la sal y la luz. Debemos llevar nuestra cruz y difundir el evangelio y ver que el Señor Jesús amó a su prójimo como a Él mismo y que Él otorgó misericordia y bondad sin fin al hombre, y ver que solo aceptando la salvación del Señor podemos disfrutar de la abundante gracia y bendición de Dios. Por lo tanto, todas las palabras y obras de Dios provenientes de la Era de la Ley y la Era de la Gracia que están registradas en la Biblia se basaron en el nivel de corrupción de la humanidad y en nuestras necesidades en ese tiempo. Las palabras de Jehová Dios en la Era de la Ley fueron pronunciadas para permitirnos vivir vidas normales en la tierra, y las palabras pronunciadas por el Señor Jesús en la Era de la Gracia solo pueden ser llamadas el camino que permitió al hombre arrepentirse, y no el camino de la vida eterna.

“Entonces, ¿cuál es exactamente el camino de la vida eterna? El camino de la vida eterna es el camino que nos permite dejar de estar sujetos a las ataduras y limitaciones del pecado, que nos permite cambiar nuestros caracteres de vida, y es el camino de la verdad el que nos permite vivir para siempre. Más específicamente, puede salvarnos del pecado, capacitarnos para alcanzar la verdad de nuestras vidas y liberarnos completamente de la influencia de Satanás, capacitarnos para conocer verdaderamente a Dios, obedecer a Dios y adorar a Dios, y no cometer más pecados ni resistirnos o traicionar a Dios; solo logrando estos resultados podremos encontrar el camino de la vida eterna. Pero cuando reflexionamos sobre nosotros mismos, vemos que, aunque estemos bien versados en la Biblia y podamos realizar algunas buenas obras externas, nuestra naturaleza pecaminosa permanece profundamente arraigada dentro de nosotros y todavía podemos cometer pecados involuntariamente. Por ejemplo, todavía podemos ser arrogantes y engreídos y ser incapaces de llevarnos bien con nuestros parientes, amigos, hermanos y hermanas en la iglesia, tanto así que podemos despreciar, menospreciar y excluir a otros y juzgarlos. Cuando nos encontramos con problemas relacionados con el dinero o que afectan a nuestros propios intereses personales, somos capaces de conspirar y de engañarnos unos a otros. Al servir a Dios, somos capaces de dar testimonio de nosotros mismos y exaltarnos para hacer que otros nos admiren e idolatren. Cuando alcanzamos una posición en la iglesia, somos capaces de engañar y controlar a otros, de dividirnos en camarillas en la iglesia y establecer nuestros propios feudos independientes. Cuando ocurren desastres, ya sean naturales o provocados por el hombre, a menudo podemos culpar a Dios y malinterpretarlo, tanto así que incluso lo traicionamos. Estos son solo algunos ejemplos. Por lo tanto, es evidente que las obras que Dios realizó en la Era de la Ley y en la Era de la Gracia lograron el resultado de permitir a la gente ser consciente de sus pecados y que podían arrepentirse y confesar sus pecados, pero la obra de purificar y cambiar nuestros caracteres de vida aún no se había hecho. El Señor Jesús dijo: ‘En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado; y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre’ (Juan 8:34-35). ‘[…] seréis, pues, santos porque yo soy santo’ (Levítico 11:45). Que ahora seamos capaces de cometer pecados con frecuencia y que nuestros caracteres corruptos no hayan sido purificados nos hace equivalentes a los esclavos del pecado; aún no hemos encontrado el camino de la vida eterna y no somos dignos de encontrarnos con Dios”.

Después de escuchar la enseñanza del Hermano Gui, el Hermano Gao dijo pensativo: “Hermano Gui, realmente impartes enseñanzas de verdad. La obra que Jehová Dios realizó en la Era de la Ley fue la de proclamar la ley y los mandamientos, guiar la vida del hombre y enseñarle cómo adorar a Dios. En la Era de la Gracia, el Señor Jesús nos redimió y nos dio el camino del arrepentimiento. Después de que tenemos fe en el Señor, aunque nuestros pecados sean perdonados, nuestra naturaleza pecaminosa permanece profundamente arraigada y aún somos capaces de cometer pecados involuntariamente, perder el control, decir mentiras de vez en cuando, y rebelarnos contra Dios; aún no hemos sido purificados. Hermano Gui, si aceptamos las obras de la Era de la Ley y de la Era de la Gracia, ¿significaría eso que no podemos liberarnos del pecado ni alcanzar la vida eterna? ¿Lo he entendido bien?”

El Hermano Gui dijo: “Tienes toda la razón”.

El Hermano Gao continuó. “Entonces, ya que no podemos alcanzar la vida eterna luego de leer la Biblia, ¿cómo podemos alcanzar la vida eterna?”

El Hermano Gui se quitó las gafas y las limpió. Después de pensar profundamente, dijo: “A través de la conversación con todos los presentes en la reunión a la que asistí, finalmente comprendí que la humanidad solo está sujeta a la muerte porque nos hemos apartado de Dios, porque no tomamos las palabras de Dios como nuestras vidas, y porque vivimos en el pecado. Mientras podamos resolver este problema del pecado y permitir que la verdad se convierta en nuestras vidas, entonces Dios nos bendecirá para que nunca muramos, y Él nos bendecirá con vida eterna. Por lo tanto, aquellos que encuentran el camino de la vida eterna ya no son controlados por los caracteres satánicos y corruptos de la arrogancia, el engaño, el egoísmo y la maldad y, después de tomar la verdad como su vida, nunca más cometen pecado ni se resisten a Dios, y se vuelven compatibles con Cristo. Solo Dios posee el camino de la vida eterna y solo Dios puede dárnoslo. Entonces, ¿cuándo exactamente nos concederá Dios el camino de la vida eterna? Todos acordamos que será en los últimos días, y la Biblia apoya esta creencia, tal como el Señor Jesús ha profetizado: ‘Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir’ (Juan 16:12-13). Hebreos 9:28 afirma: ‘así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan’. También se profetiza siete veces en Apocalipsis, capítulos 2 y 3: ‘El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias’. También dice que el fruto del árbol de la vida que está en el paraíso de Dios y el maná escondido será dado al hombre. Por lo tanto, se puede ver que, cuando el Señor regrese en los últimos días, Él irá más allá de la Biblia y expresará todas las verdades que nos permitirán alcanzar la vida eterna. Cuando aceptemos la verdad expresada por Cristo de los últimos días, cuando nuestros caracteres de vida hayan cambiado, cuando nuestros pecados sean limpiados y tomemos la verdad como nuestras vidas, entonces alcanzaremos el camino de la vida eterna, y solo entonces estaremos calificados para ser arrebatados al reino celestial”.

El Hermano Gui bebió un sorbo de té y continuó diciendo: “Vi un pasaje de las palabras de Dios en un sitio web del evangelio que decía: ‘El Cristo de los últimos días trae la vida y trae el camino de la verdad, duradero y eterno. Esta verdad es el camino por el que el hombre obtendrá la vida, y el único camino por el cual el hombre conocerá a Dios y por el que Dios lo aprobará. Si no buscas el camino de la vida que el Cristo de los últimos días provee, entonces nunca obtendrás la aprobación de Jesús y nunca estarás cualificado para entrar por la puerta del reino de los cielos, porque tú eres tanto un títere como un prisionero de la historia. Aquellos que son controlados por los reglamentos, las letras y están encadenados por la historia, nunca podrán obtener la vida y nunca podrán obtener el camino perpetuo de la vida’ (‘Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna’). El camino de la vida eterna proviene de Cristo de los últimos días y no de la Biblia. La Biblia solo registra las dos etapas previas de la obra de Dios y solo es un testimonio de Dios; no representa la autoridad de Dios, el poder de Dios, ni la vida eterna de Dios. Solo Cristo es el Señor de la Biblia y la fuente de toda vida. Tal como dijo el Señor Jesús: ‘Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida’ (Juan 5:39-40). Si nos aferramos a la Biblia y no buscamos o investigamos la obra del Señor que regresó, entonces nunca podremos dar la bienvenida a la aparición del Señor y nos será imposible alcanzar la vida eterna. Entender estas cosas es crucial para alcanzar la vida eterna y entrar en el cielo a través de nuestra fe en el Señor”.

El rostro del Hermano Gao se iluminó de alegría y dijo emocionado: “¡Gracias al Señor por su iluminación y guía! Por fin entiendo que la Biblia es solo un testimonio de Dios y que no contiene vida eterna. Solo Cristo de los últimos días posee el camino de la vida eterna, y solo después de que hayamos adquirido la verdad expresada por Cristo de los últimos días y de que nuestros caracteres corruptos hayan sido purificados, podremos alcanzar la vida eterna y entrar en el reino celestial. Es cierto, ¿verdad, Hermano Gui?”

Y el Hermano Gui dijo: “¡Así es! Debemos aceptar la obra de Cristo de los últimos días, y solo entonces tendremos la oportunidad de alcanzar el camino de la vida eterna. ¡Gracias al Señor!”

El Hermano Gao dijo, “¡Gracias al Señor!”

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.


Leer más sobre la vida eterna:

¿Cómo obtener la vida eterna?

Vídeo recomendado:

Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna

El sitio web "Caminando con Jesucristo" también le proporciona los contenidos de acerca de los devocionales cristianos, la segunda venida de Cristo y la Palabra de Dios, etc. Por favor, no dude en contactarnos por cualquier confusión o problema en relación con su creencia.