Un Testimonio Cristiano: Mi Cáncer De Útero Fue Milagrosamente Curado

Hola hermanos y hermanas,

Muchisimas gracias al Señor por esta oportunidad, que me permite estar aquí para dar testimonio de las maravillas que Él ha hecho en mí. Cada vez que escucho este himno, siempre tengo recuerdos evocados de hace diez años: "Sí, aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno: porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán. ... Todos los días de mi vida, todos los días de mi vida, ciertamente el bien, ciertamente el bien y la misericordia me acompañan. Ciertamente el bien y la misericordia me acompañan todos los días de mi vida".

Recuerdo que fue en Mayo de 2007. En primavera, los árboles fuera colocaban brotes verdes y las praderas estaban teñidas del mismo color. Había un señal de vida en todas partes. Sin embargo, yo, que estaba acostada en la cama de enferma, sentía que todo era de color gris...

"Mamá, descansa un poco que voy a ir y pagar tus gastos médicos". Mirando a mi hijo salir, pensé: Todos ustedes me mantienen en secreto, no me dicen la verdad, e incluso me transfirió desde el hospital general al hospital de tumores. Esto no puede ser así. Tengo que saber lo que pasó. Entonces, yo lo siguió en silencio e inconscientemente vi estas palabras escritas en el diagnóstico: "un tumor maligno". En ese momento, yo no podía creer a mis ojos. Agarré mi expediente médico de él y vi que yo realmente tenía cáncer. Entonces, mi hijo me dijo con dudas y vacilaciones: "Mamá, fuiste diagnosticada por el médico con cáncer de útero. Ha pasado a la Etapa 3A. Necesitas ser hospitalizada para quimioterapia ahora. Él dijo que sólo tiene tres meses de vida".

Estas palabras me golpearon como un rayo en un cielo claro. Pensé: Estoy soñando? Soy tan joven; ¿por qué tengo este tipo de enfermedad terminal? Hay muchas personas en la tierra, pero ¿por qué soy la que contraje esta enfermedad? Aunque hice tanto para ganar mucho dinero, ¿esto qué puede hacer? Puede salvar mi vida? Si me muero, ¿qué pasará con mi familia y mis hijos? Pensando en esto, sentí la desesperación en mi corazón y no sabía cómo volver de nuevo a la sala con pasos pesados.

Los días siguientes, bañaba mi rostro en lágrimas cada día, pensando: La enfermedad es tan grave, así que ¿cómo puede ser curada? Cada vez que veía a alguien fallecer, yo estaba aterrorizada de que sería la próxima en morir. Cuando yo estaba viviendo en el dolor y la desesperanza, vi un párrafo de palabras: "Cuando la enfermedad llega, es debido al amor de Dios y ciertamente Sus buenas intenciones en esa situación. Incluso cuando tu cuerpo pasa por el sufrimiento, no tomes ideas de Satanás. Alaba a Dios en medio de la enfermedad y disfruta a Dios en medio de tu alabanza. No pierdas la esperanza ante la enfermedad, sigue buscando y nunca te rindas, y Dios hará brillar Su luz sobre ti. ¿Cuánta fe tenía Job? ¡Dios Todopoderoso es un médico lleno de poder! Vivir en la enfermedad es estar enfermo, pero habitar en el espíritu es estar bien. Si aún tienes aunque sea un aliento de vida, Dios no te dejará morir". Después de leer estas palabras, derramé las lágrimas de emoción. Sus palabras me dieron fe y fuerza. Pensé: Eso es correcto! Dios es todopoderoso. Incluso si tengo solo un aliento, no voy a morir si no está permitido por Él. Me recordó que desde que estaba enferma, yo había vivido en la preocupación y en el miedo y sin tener ninguna fe en Dios. No podía hacer otra cosa que arrodillarme y orar a Dios: "¡Oh Dios! Mi vida y mi muerte están en Tus manos. Ahora, me encomiendo a Ti. Por favor, dame la fe y la fuerza".

Con el fin de hacer que fuera conveniente para mi tratamiento, mi hijo alquiló una casa cerca del hospital de la ciudad. Tuve que ser hospitalizada durante siete días para recibir la quimioterapia cada veinte días. Esto me causó gran sufrimiento, que incluye tener el intestino suelto y un dolor de espalda, vómitos y se adormece todo. Me dolía mucho, como si un gran número de hormigas estaban royendo mis huesos, que hizo que la muerte pareciera más atractiva para mí que vivir. Justo cuando me sentía con más dolor, mi hijo trajo un hermano en el Señor a mi casa a visitarme. Se comunicaron conmigo acerca de la voluntad de Dios: "Dios creó todas las cosas en el universo, y aún más, El está a cargo de ellas. Dios es todopoderoso. Nuestras vidas están todas en Sus manos. Por lo tanto, mientras tengamos fe en Dios y dependamos más de Él, entonces vamos a ver Sus obras...". Entonces orarón por mí.

Después de escuchar su comunión, me sentí tan conmovida que lloré. No podía evitar que caer de rodillas y orar: "¡Oh Dios! Yo creo que mi vida y mi muerte está en Tus manos. Ahora encomiendo mi vida a Ti . Sin importar el resultado final, voy a estar dispuesta a obedecer". A partir de entonces, independientemente de si yo estaba en casa o recibiendo el tratamiento de quimioterapia en el hospital, leí la palabra de Dios y aprendí a cantar himnos de alabanza cada día. Además, mis hermanos y hermanas a menudo me visitaban y oraban por mí. Poco a poco, yo estaba llena de fe en el Señor y de alegría y paz en mi corazón.

Una vez, cuando fui examinada en el hospital, resultó que mi recuento de glóbulos blancos era realmente bajo (3, lo normal es entre 6 y 7). El médico me pidió de tomar medicamentos que podrían aumentar el recuento de glóbulos blancos y dijo: "Si su recuento de glóbulos blancos no aumenta, significa que la inmunidad es bastante reducida. Sólo por esta razón, un paciente murió el día antes de ayer". Después de escuchar eso, yo estaba tan asustada como si la muerte se acercaba. En ese momento, seguí orando en mi corazón: "¡Oh Dios! El médico dijo que mi recuento de glóbulos blancos es muy bajo ahora; si no aumenta, voy a ser aislada e incluso podría morir. ¡Oh Dios! Tengo mucho miedo ahora mismo. Por favor, dame la fe. Yo Te lo encomiendo, ya sea que yo viva o muera. Amén!" Después que oré, mi corazón estaba en paz. Gracias a Dios! Varios días después, mi recuento de glóbulos blancos subió y pasé la crisis. Me sentí más allá de la emoción y sabía en mi corazón que el Señor estaba siempre a mi lado, vigilando y protegiéndome.

Durante el tratamiento en el hospital, cada vez que me sentía enferma por la quimioterapia, escuchaba los himnos, sin saberlo, olvidaba que yo era una paciente. Por el contrario, después de que otros pacientes en la sala recibieron la quimioterapia, algunos no pudieron comer, vomitaban y tenían diarrea; cada uno de ellos vivía en el miedo, apáticos, y temían que iban a morir si no podían ser curados; algunos fallecieron en un corto período de tiempo.

Un día, viendo que yo estaba muy feliz cada día, a pesar de que yo también tenía cáncer, un familiar de un paciente me preguntó: "Hey, ¿cómo es que usted no se siente enferma o con vómito, pero puede comer y todavía se ven tan bien? Usted no parece un paciente. Es tan extraño! Tiene algunos poderes sobrenaturales?" Al escuchar sus palabras, pensé: No tengo poderes sobrenaturales, pero tengo fe en Dios. Es el Dios que me protege y otorga paz y alegría en mí. Gracias a Dios!

Después de recibir la quimioterapia, una vez, fui al hospital para un re-chequeo médico. El doctor me dijo con sorpresa: "Las células cancerosas han desaparecido y cada aspecto de su cuerpo se ha recuperado a la normalidad". Después de conocer la noticia, mi familia y yo derramamos lágrimas de emoción y agradecimiento, y todos sabíamos que era el gran poder del Señor que me curó.

La Biblia dice: "Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento" (Salmos 23:4). Después de experimentar la enfermedad, sentí que Dios siempre estaba conmigo, me cuidaba y protegía. Cuando sufrí el mayor tormento durante la quimioterapia, era la palabra de Dios que me ha apoyado. Sin la orientación de Sus palabras, yo no habré vivido hasta el presente.

En ese momento, el médico me dijo que tenía sólo unos meses de vida. Sin embargo, después de diez años, sigo viviendo bien. Nadie puede estar a cargo de la vida y muerte de las personas, y el destino de todo el mundo es controlado por las manos de Dios. Gracias a Dios! Es Él quien me ha salvado y me ha dado una segunda oportunidad en la vida. Cada vez que pienso en esto, me digo a mí mismo en silencio: A partir de ahora, voy a creer verdaderamente y correctamente en Dios y retribuir Su amor por mí.

Gracias a Dios! Mis hermanos y hermanas, he terminado de compartir mi experiencia!

(Traducido del original en inglés al español por Lorena Zuleta)

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

Bienvenido a nuestro sitio web “Caminando con Jesucristo”. Esta página ofrece: Devocionales Cristianos, Sermones Cristianos, Misterio de la Segunda Venida de Cristo y Palabra de Dios, etc., le ayudan conocer a Jesucristo. Si tiene un conocimiento nuevo de nuestros contenidos o algunas confusiones y dificultades en la fe, puede compartirlo con nosotros a través de la función de chat [En línea] en la esquina inferior derecha de la pantalla, y esperamos comunicarnos con usted.