El poder de Dios salvó a mi hija moribunda

“Señora, Xiaowei ha sufrido una hemorragia cerebral. Ahora mismo está en el hospital y el médico dice que tienen que operarla inmediatamente...” Cuando recibí una llamada de la amiga de mi hija en Tailandia me quedé conmocionada. Esto explicaba por qué no había podido localizar a mi hija por teléfono en varios días. Mi hija estaba enferma y muy grave.

En ese momento no sabía qué hacer. Cuando colgué el teléfono, fui rápidamente ante Dios y oré: “¡Dios! Mi hija ha sufrido una hemorragia cerebral en Tailandia y la tienen que operar. Tú sabes que soy pequeña en estatura y no sé qué hacer con esto que me está pasando. Sólo puedo acudir a Ti y confiártelo. La vida y la muerte de mi hija están en Tus manos. Por favor, esclaréceme y guíame mientras confío en Ti.”

Poco después, mi teléfono sonó de nuevo y la amiga de mi hija dijo deprisa: “Señora, Xiaowei está muy grave y quizás no sobreviva a la operación. ¡Debería abrir WeChat para verla por última vez!”

Cuando la oí decir que esa podría ser la última vez que veía a mi hija, me sentí aterrorizada de repente. Sentí como me quedaba sin fuerzas y brotaban lágrimas de mis ojos. Rápidamente abrí WeChat en mi teléfono y vi a mi hija postrada en la cama de un hospital conectada a una máquina de oxígeno. Me quedé estupefacta y me empezó a temblar el cuerpo entero. No paraba de preguntarme: “¿De verdad es esta la última vez que voy a ver a mi hija?”

Alegría y tristeza al ver a mi hija aferrándose a la vida en un país extranjero

Al día siguiente fui a solicitar un pasaporte con mi sobrina. La tarde del 31 de enero subimos a un avión para ir de China a Tailandia. Estaba confusa y oré a Dios en silencio: “¡Dios! Estoy preocupada por mi hija. ¿Ha ido bien su operación? ¿Voy a llegar para ver a mi hija viva? ¡Dios! Estoy muy confusa en estos momentos. Por favor, tranquiliza mi corazón en Tu presencia.”

Después de orar, pensé en estas palabras de Dios: “[...] porque Yo soy vuestro Padre, Yo soy vuestra torre fuerte, Yo soy vuestro refugio, Yo soy vuestro respaldo y, además, Yo soy vuestro Todopoderoso y Yo soy vuestro todo!” ¡Sí! Dios era mi respaldo y mi mayor apoyo. El que mi hija estuviese sana o enferma, viviese o muriese, estaba en manos de Dios. Dios es omnipotente y debería confiar a mi hija a Dios. Poco a poco, mi corazón aterrorizado se calmó.

Llegamos al hospital en Tailandia por la mañana temprano el 1 de febrero. Mi hija estaba tumbada en la cama sin moverse, tenía los ojos cerrados, su cara estaba amarillenta y delgada, su pelo completamente rasurado, y la herida donde le habían abierto estaba cosida con punto densos. Me dolía en el corazón verla así. Le toqué la mano con la mía, y cuando no reaccionó, me brotaron lágrimas de los ojos. La amiga de mi hija me dijo dulcemente para consolarme: “El médico ha dicho que la operación de Xiaowei ha ido muy bien. Solamente tiene un dolor de cabeza fuerte y no durmió la noche pasada, así que necesita dormir un rato. Usted debería descansar un poco también.” Cuando escuché la buena noticia de que la operación de mi hija había ido bien se alivió la ansiedad de mi corazón.

Poco más de dos horas más tarde, volví al hospital. Mi hija estaba despierta. Me vio y me dijo con voz débil: “Mamá, ¿qué haces aquí? No estoy soñando, ¿verdad? Mamá, por favor, ayúdame, tengo mucho dolor.” Me acosté al lado de mi hija y le dije con preocupación: “Cariño, las vidas de las personas están en manos de Dios. Acude a Dios y Dios nos ayudará.”

En las revelaciones de las palabras de Dios descubrí que mis intenciones y mi creencia en Dios son incorrectas

Madre e hija

Después de eso, miré a mi hija, quien todavía parecía estar sufriendo mucho dolor, y me puse muy triste. Pensé para mí misma: “Sólo tengo una hija. Mi marido y yo creemos en Dios y cumplimos nuestros deberes, y por muchos hermanos y hermanas que tengamos que recibir, siempre estamos contentos de gastarnos y hacer lo que sea necesario, entonces, ¿por qué nos ha pasado un desastre como este? Si le pasa algo a mi hija y muere aquí mi vida no tendrá sentido, así que yo también podría morir aquí.” En el momento en que tuve ese pensamiento, sentí que mi estado no era el correcto. Me di cuenta de que esto era culpar y malinterpretar a Dios, y caer en la trampa de la tentación de Satanás. Fui rápidamente ante Dios y supliqué: “¡Dios! Por favor, guárdame para que mi corazón esté tranquilo ante Ti. Aunque mi hija viva o muera, creo que todo está en Tus manos. Hagas lo que hagas, es justo. Sé que Tus buenas intenciones están detrás de esto, así que pido Tu esclarecimiento y dirección para que pueda entender las lecciones que debo aprender de esto.”

Más tarde, vi estas palabras de Dios: “Esperas que tu fe en Dios no acarree ningún reto o tribulación o la más mínima dificultad. Siempre buscas aquellas cosas que no tienen valor, y no le fijas ningún valor a la vida, poniendo en cambio tus propios pensamientos extravagantes antes que la verdad. ¡Eres tan despreciable! […] Lo que buscas es poder ganar la paz después de creer en Dios, que tus hijos no se enfermen, que tu esposo tenga un buen trabajo, que tu hijo encuentre una buena esposa, que tu hija encuentre un esposo decente, que tu buey y tus caballos aren bien la tierra, que tengas un año de buen clima para tus cosechas. Esto es lo que buscas. Tu búsqueda es sólo para vivir en la comodidad, para que a tu familia no le sucedan accidentes, para que los vientos te pasen de largo, para que el polvillo no toque tu cara, para que las cosechas de tu familia no se inunden, para que no te afecte ningún desastre, para vivir en el abrazo de Dios, para vivir en un nido acogedor. […] ¿No eres una bestia? Yo te doy el camino verdadero sin pedirte nada a cambio, pero no buscas. ¿Eres uno de los que creen en Dios?

Después de leer las palabras de Dios, me di cuenta de lo que había buscado al creer en Dios eran las bendiciones de Dios. Quería utilizar los deberes que cumplía, mi abandono propio y mi dedicación como cosas para intercambiar por las bendiciones de Dios. Esto era intentar negociar con Dios. Normalmente, cuando todo iba bien, mi familia estaba a salvo y mi hija estaba sana y no estaba en peligro, nunca ponía condiciones cuando me gastaba por Dios, y pensaba que tenía amor y obediencia verdaderos hacia Dios. Pero ahora, al ver a mi hija en peligro, tenía miedo de perderla, así que malinterpreté a Dios, culpé a Dios por no mantener a mi hija sana, e incluso pensé que si mi hija moría, yo pondría fin a mi vida también. Hice un juramento de muerte para forzar la mano de Dios. Estaba siendo completamente irracional. Al mismo tiempo, también vi que me faltaba fe y obediencia verdaderas hacia Dios. ¡Si creía en Dios de esta manera, nunca obtendría la aprobación de Dios! Dios nos habla en los últimos días para purificar y cambiar los caracteres satánicos corruptos dentro de nosotros, para permitirnos obedecer y amar a Dios sinceramente, y para finalmente ser completamente salvados por Dios. Pero, aunque creía en Dios, no conocía a Dios, y todavía seguía intentando negociar con Dios. Si Dios no me lo hubiese revelado, nunca me habría dado cuenta de mis opiniones e ideas equivocadas acerca de la creencia en Dios o de mi propio carácter satánico egoísta y despreciable, que habría condenado mi creencia a ser inútil. Cuando reconocí estas cosas, rápidamente hice un juramento en mi corazón para confiar la vida de mi hija a Dios y obedecer las orquestaciones y arreglos de Dios.

Después de esto, oré a Dios todos los días, y también le enseñé a mi hija a cantar himnos de la palabra de Dios, le hablé sobre la autoridad de Dios al crear todo en los cielos y la tierra, y le hablé acerca del milagro que hizo el Señor Jesús cuando resucitó a Lázaro después de que este hubiera estado muerto durante cuatro días. Mi hija me escuchó en silencio y también aprendió a orar a Dios. Al ver que la enfermedad de mi hija mejoraba cada día, que sus dolores de cabeza desaparecían, que podía hablar con normalidad y que podía comer de nuevo, me puse muy contenta y di gracias a Dios en mi corazón. Tenía la esperanza de que mi hija sobreviviría.

Cuando el estado de mi hija deteriora los hechos revelan que todavía hago demandas a Dios

Una semana más tarde, el médico vino a quitarle los puntos a mi hija y ella sentía mucho dolor. Inesperadamente, después de quitarle los puntos, mi hija empezó a tener una fiebre que empeoraba cada vez más. Cada vez que la tocaba sentía un calor ardiente. Los médicos le administraron un gotero de 24 horas para bajarle la fiebre, pero su fiebre alta no bajaba. Tenía el cuerpo lleno de marcas rojas, dolor de cabeza y la voz ronca. Decía con voz débil: “No quiero morir aquí, quiero irme a casa. Por favor, llévame a casa.” Finalmente, no tenía ni fuerzas para hablar.

Dos días antes, había tenido la esperanza de que sobreviviese a su enfermedad. Nunca pensé que su estado empeoraría tan de repente. Ver a mi hija al borde de la muerte, atormentada por el dolor, me provocó una tristeza indescriptible. Estaba muy preocupada de que mi hija no sobreviviese, de que muriese en un país extranjero, y me sentí muy triste. Supliqué constantemente a Dios: “¡Dios! ¡Salva a mi hija! ¡Pongo la vida de mi hija en Tus manos!”

Pero, por mucho que suplicase, la enfermedad de mi hija no mejoraba. En realidad, empeoraba cada vez más. Me volví débil otra vez y malinterpreté y culpé a Dios de nuevo. Si mi hija se moría en un país extranjero, no sabría qué hacer. Oré a Dios en silencio: “¡Dios! Cuando vi que había esperanza de que mi hija sobreviviese, me sentí muy agradecida hacia Ti, pero ahora que su estado ha empeorado de repente, he perdido mi fe en Ti. No reconocí Tu autoridad y poder para gobernar todas las cosas, y no tengo obediencia verdadera. Veo que mi conocimiento anterior de Ti era simplemente un conocimiento de letras y doctrinas memorizadas. Los hechos me han revelado mi verdadera estatura espiritual. ¡Dios! Sólo pido que me des fe y fuerzas...”

El estado de mi hija, en vez de mejorar, siguió empeorando. Los resultados del electrocardiograma son extremadamente inestables, sus signos vitales siguieron deteriorándose y los médicos todavía no habían venido a la sala. Fui a buscar a los médicos, pero no entendían lo que les decía. Estaba tan nerviosa que iba dando alrededor del hospital. Más tarde, me encontré con una enfermera, y traduciendo del chino al tailandés con nuestros teléfonos móviles, pudimos hablar con el médico. El médico dijo que no podía salvar a mi hija y que habían hecho todo lo que podían. La enfermera también preguntó si necesitábamos su ayuda. Entre lágrimas le dije: “Mientras mi hija tenga el aliento de la vida, no nos daremos por vencidos, así que necesitará que la cuiden.” Mientras estaba tumbada, débil e inerte en la cama del hospital, al borde de la muerte, recibiendo goteros todos los días, yo le daba masajes en el cuerpo para estimular la circulación de la sangre. Cuando veía que la vida de mi hija estaba colgando de un hilo, no podía comer, mi estado mental se colapsó y la tristeza y la desesperación se apoderaron de mí.

Después de dejar atrás completamente mis intenciones incorrectas, ocurrió un milagro

Me di cuenta de que quizás nunca más volvería a escuchar a mi hija llamarme “mamá” y ese pensamiento me dejó profundamente angustiada. Pero, ver el líquido del gotero cayendo gota a gota demostraba que mi hija seguía viva, y todavía podía tener un rayo de esperanza en mi corazón. Todos los días, me secaba las lágrimas de los ojos mientras permanecía en su cabecera y le daba masajes. No me atrevía a dormir por la noche porque tenía miedo de que me dejase en cualquier momento.

En medio de mi tormento, recordé las palabras de Dios: “Cuando las personas atraviesan pruebas, es normal que sean débiles, internamente negativas o que carezcan de claridad sobre la voluntad de Dios o sobre la senda en la que practicar. Pero en cualquier caso, como Job, debes tener fe en la obra de Dios, y no negarlo. Aunque Job era débil y maldijo el día de su propio nacimiento, no negó que Jehová le concedió todas las cosas en la vida humana, y que también es Él quien las quita. Independientemente de cómo fue probado, él mantuvo esta creencia. Cualquiera que sea el tipo de refinamiento al que te sometas en tus experiencias de las palabras de Dios, Él exige la fe de las personas. De esta forma, lo que perfecciona es la fe de las personas y sus aspiraciones. Cuando no puedes tocarlo ni verlo, en esas circunstancias se exige tu fe. Se exige la fe de las personas cuando algo no puede verse a simple vista, cuando no puedes abandonar tus propias nociones. Cuando no tienes clara la obra de Dios, lo que se requiere es tu fe y que adoptes una posición firme y que seas testigo”. La dirección que encontré en la palabra de Dios me hizo recordar la tentación de Satanás que sufrió Job cuando lo perdió todo. Job no se quejó. Permaneció en la fe verdadera en Dios y dijo como testimonio: “Jehová dio y Jehová quitó; bendito sea el nombre de Jehová” (Job 1:21), lo que humilló a Satanás. Finalmente, Job obtuvo la aprobación y las bendiciones de Dios, y su fe en Dios fue mayor que nunca. Vi que tenía sentido que Dios le hubiese dado permiso a Satanás para tentarle. El objetivo perfeccionar su fe. De la misma manera, Dios había permitido que mi hija enfermara tan gravemente para averiguar si mi fe en Dios era verdadera y si podía mantenerme firme, testificar por Dios y vencer a Satanás. Cuando entendí la voluntad de Dios, le oré entre lágrimas: “¡Dios! He sido estúpida e ignorante. No he tenido verdadera fe en Ti. La vida de mi hija está en Tus manos, así que te la confío. Ya viva o muera, obedeceré Tus arreglos. Quiero mantenerme firme, dar testimonio y glorificarte.” Después de orar, sentí fe y fuerza en mi corazón.

Cuando estuve dispuesta a mantenerme firme y testificar por Dios, vi la obra milagrosa de Dios: La fiebre alta de mi hija de repente bajó, su eritema desapareció gradualmente y recobró el conocimiento. Estaba tan emocionada que se me llenaron los ojos de lágrimas, y sentí una gratitud hacia Dios que era imposible expresar con palabras. El médico vino a ver a mi hija y dijo: “Debido a la gravedad de su estado, aunque haya mejorado, no podrá caminar. Tendrá que ir en silla de ruedas.” Después de escuchar al médico, oré en silencio a Dios: “Dios, aunque mi hija se quede en silla de ruedas el resto de su vida, obedeceré Tus arreglos. Creo en que Tú eres un Dios justo y no tengo ninguna queja.” Mi hija me pidió con insistencia que comprase una silla de ruedas, pero yo le dije: “El que estés confinada a una silla de ruedas o paralizada no depende del médico, sino de Dios. Después de todo, Dios gobierna todo lo relacionado con nosotros y debemos confiar en Dios en todo momento. No compraré una silla de ruedas hasta el día que volvamos a casa.”

Otros dos días después vi otro milagro. Mi hija pudo levantarse de la cama y yo estaba tan contenta que no tengo palabras para expresarlo. Vi la autoridad y el poder de Dios en mi hija, que había destrozado la determinación de la ciencia y había reprochado el punto de vista del médico. Como todo lo que hay en el cielo y en la tierra está en manos de Dios, Él tiene la última palabra en todo. Como dice la palabra de Dios: “Dios Todopoderoso, la Cabeza de todas las cosas, ejerce Su poder real desde Su trono. Él gobierna sobre el universo y sobre todas las cosas y nos está guiando en toda la tierra”. A medida que mejoraba su estado día tras día, las enfermeras y los médicos nos dieron el visto bueno y le di gracias a Dios con todo mi corazón. ¡Sabía que todo esto era posible gracias a las obras milagrosas y las bendiciones de Dios!

Brotar

Cuando mi hija iba a hacer sus ejercicios de rehabilitación, conoció a otra paciente hospitalizada. Cuando ella vio que mi hija podía caminar y ella no, dijo con envidia: “Su hija estaba muy grave hace unos días. ¿Cómo puede estar caminando de repente después de tan poco tiempo?” Le di testimonio de las obras milagrosas de Dios. Fue Dios quien sacó a mi hija del borde de la muerte. Mi hija fue dada de alta del hospital el 19 de febrero y todos los pacientes nos miraron con envidia. No era nada menos que un milagro el que mi hija pudiese escapar del borde de la muerte y recuperarse tan rápidamente.

Esta experiencia especial me permitió ver que creía en Dios sólo para buscar bendiciones, que intentar negociar con Dios era una idea equivocada, y que al creer de esta manera, nunca podría obtener la aprobación de Dios. Después de esto, poco a poco, abandoné mis intenciones incorrectas en mi creencia en Dios, confié a mi hija a Dios completamente, y decidí no culpar a Dios sin importar si mi hija vivía o moría, fui testigo de un milagro de Dios, y mi hija se recuperó milagrosamente. ¡Verdaderamente experimenté el poder y la autoridad por los que Dios gobierna todas las cosas! ¡De ahora en adelante quiero obedecer las orquestaciones y arreglos del Creador y cumplir los deberes de un ser creado para retribuir a Dios por Su amor!


Lee más sobre el poder de Dios:

Bienvenido a nuestro sitio web “Caminando con Jesucristo”. Esta página ofrece: Devocionales Cristianos, Sermones Cristianos, Misterio de la Segunda Venida de Cristo y Palabra de Dios, etc., le ayudan conocer a Jesucristo. Si tiene un conocimiento nuevo de nuestros contenidos o algunas confusiones y dificultades en la fe, puede compartirlo con nosotros a través de la función de chat [En línea] en la esquina inferior derecha de la pantalla, y esperamos comunicarnos con usted.