Esa primavera en la que conocí al Señor

Una mañana, al caminar en el callejón hacia un parque, vi que los cerezos a mi lado estaban coronados. La fragancia me llenó la nariz y me hizo sentir la frescura. En ese momento, me di cuenta de que ya había llegado la primavera. Con la gente esperando ansiosamente, la primavera vino y nos trajo alegría y esperanza. Del mismo modo, ¿No somos nosotros los que creemos en el Señor, los que esperamos el regreso de Jesucristo día y noche? Pero, no tenemos ni idea de que Él ya ha venido en el mundo y ha obrado en secreto durante muchos años, trayendo a la gente una nueva era y otorgándoles una verdad y una vida superiores. Al pensar en esto, no pude evitar estar agradecida con Dios en mis adentros, porque cuando las flores florecieron en la primavera del año pasado, me reunificaron con el Señor, acogiendo con beneplácito la “primavera” de mi vida de fe…

Cuando era joven, mis padres se separaron, así que fui criado por mi abuela. En esos días, siempre me sentía muy solo, me sentía como un niño abandonado. A la edad de nueve años, mi tía me enseñó a creer en el Señor. Luego de eso, el dolor en mi corazón se curó gradualmente y me volví muy feliz, especialmente cada vez que asistía a la reunión y cantaba himnos para alabar a Dios con mis hermanos y hermanas, me sentí en paz y con gozo en mi corazón. En octubre del 2011, vine a Japón a estudiar. Al principio, tuve que enfrentarme yo mismo a todos los problemas. No solo necesité asistir a la escuela, si no que tuve que trabajar para ganar dinero para pagar la matrícula. Debido a la barrera del idioma, yo solo podía hacer un poco de trabajo manual. La presión del estudio y el fuerte trabajo me dejó de alguna forma sin aliento. Cuando estaba sufriendo sin recurso, pensé en Jesucristo y vertí todas mis miserias que había en mi corazón en Él, con la esperanza de que pudiera ayudarme. Lo maravilloso era que cada vez que llegaba a mi límite, si yo oraba y confiaba en Dios, era fácil para mí resolver las dificultades. Habiendo disfrutado tanto de la gracia de Dios, anhelaba ir a la iglesia para adorar al Señor, pero no había iglesias chinas en los alrededores. No encontré una iglesia hasta en abril del 2013 cuando fui a otra ciudad a estudiar. Cuando fui por primera vez a la iglesia, encontré que las hermanas y los hermanos eran todos amorosos y que la prédica del pastor podría ayudarme.

Las cosas buenas nunca duran. Gradualmente, descubrí que el Pastor se devolvía a la vieja tierra, cuando daba los sermones. Por lo general, cuando abría su boca, sabíamos exactamente qué seguía después, por lo que nunca lo disfrutaba. Durante las reuniones, los creyentes se dormían o jugaban con sus teléfonos o charlaban entre sí acerca de comer, beber y divertirse; al final de las reuniones, oraban al Señor, pidiéndole que otorgara gracias y bendiciones sobre ellos. Su fe y su amor se volvieron cada vez más fríos: cuando se encontraban y se iban sin siquiera saludarse; algunos de ellos habían vuelto al mundo para ganar dinero y no habían vuelto a las reuniones nunca más. Después de ver estos fenómenos, yo estaba un poco negativo y mi fe no estaba tan fuerte como era antes; incluso, a veces no quería ir a la iglesia y asistir a las reuniones. Sin embargo, cuando pensé en el hecho de que el Señor había otorgado tanta gracia sobre mí, me sentiría en deuda con Él si no fuera a la iglesia. Por lo tanto, no tuve más remedio que continuar asistiendo a las reuniones. Sin embargo, después de llegar allí, no esperaba nada, solo ir a la casa temprano. Adorar a Dios debería haber sido con alegría y gozo, pero ahora luego de asistir a los servicios, no podía sentir la obra del Espíritu Santo; en cambio, parecía terriblemente fatigado.

En la primavera del 2017, por casualidad, conocí a una hermana anciana que creía en el Señor y al hermano Li. Después de alguna comunicación con ellos, descubrí que el hermano Li era un verdadero creyente en el Señor y que tenía una visión única de la Biblia. Más tarde, él dijo que la razón por la que las iglesias estaban ahora desolada, nuestra fe y amor se enfriaban y todos vivíamos pecando y confesándonos y no podíamos sentir la presencia de Dios porque el Espíritu Santo ya no obraba en las iglesias. Combinando con las profecías en la Biblia, él dijo también que Dios vendría para establecer una nueva etapa de Su obra en los últimos días. Lo que él comunicó fue lógico y justificado y resolvió las confusiones en mi corazón. Resultó que la razón por la cual las Iglesias estaban desoladas era porque la obra del Espíritu Santo había sido transferida, así que las Iglesias no tenían la obra del Espíritu Santo y los creyentes estaban todos viviendo en medio del pecado. Pensé: en el pasado, al leer la Biblia, ¿cómo es que no vi estas aclaraciones? Debo centrar mi atención en escuchar su prédica.

El hermano Li dijo: “Jesucristo ya ha regresado en la carne como el Hijo del Hombre viniendo al mundo a realizar Su obra en secreto por muchos años. ¡Cristo de los últimos días, Dios Todopoderoso, es la segunda venida de Jesucristo! Jesucristo alguna vez profetizó: ‘Porque así como el relámpago sale del oriente y resplandece hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre’ (Mateo 24:27). Dado que se le llama Hijo del Hombre, significa que Dios se hace carne a la imagen de una persona y en Su apariencia exterior se ve como humano normal y ordinario. Ahora, Jesucristo ha regresado en la carne y retornado a la tierra, encarnándose como una mujer para hacer la obra de purificar y salvar a la humanidad…” Cuando escuché esto, mi corazón fue golpeado por sus palabras de repente y pensé: ¿Dios se está encarnando como una mujer para hacer Su obra? ¡Esto no está bien! La Biblia registra que Jesucristo es un hombre, por lo que cuando Él regrese, debe seguir siendo varón. ¿Cómo puede ser una mujer? No lo acepto. No debo escuchar sus prédicas. ¿Cómo podemos nosotros que creemos en el Señor, traicionarlo y abandonarlo? ¿No es esto ser el más desleal hacia Él? Con esto en mente, la rebeldía creció dentro de mí y no quería investigar más. Por el bien de cuidar las apariencias, no me fui inmediatamente, pero estaba completamente sordo a sus palabras y era como sentarse en alfileres y agujas, lo único que quería es salir. Después de esa reunión, me enojé muchísimo y culpé a la hermana por haber estado a punto de ser engañada. Así que, no importa lo que me haya comunicado, no quería escucharla.

En los siguientes días, pensé a menudo en lo que el hermano Li había predicado, meditando en si el regreso del Señor era verdadero o no y si Dios Todopoderoso y Jesucristo eran un solo Dios. Esto me hizo incapaz de dormir o comer bien, trabajando abatido y desmoralizado y sintiéndome atormentado por dentro. Después calmé mi corazón y pensé: en realidad, lo comunicado por el hermano Li estaba basado en la Biblia y era muy razonable. Después de escuchar su comunicación, lo sentí especialmente agradable en mi corazón. Por otra parte, la razón de la desolación de la iglesia y de los misterios en el libro de Apocalipsis que él comunicaba era algo que el pastor de la iglesia era incapaz de hablar. Pero él dijo que el Señor había regresado como una mujer; ¿Cómo es posible? No, tengo que averiguarlo, porque la llegada del Señor es un acontecimiento importante y esto no es algo de lo que se pueda huir. Si Dios todopoderoso es verdaderamente el regreso del Señor, pero yo me doy por vencido sin investigar seriamente, ¿no perderé la oportunidad de recibir al Señor? Después de pensar en el asunto una y otra vez, decidí hacer una búsqueda exhaustiva y la investigación de nuevo en el fin de semana.

Ese día, cuando me encontré con el hermano Li, le conté la confusión en mi corazón. Después de escuchar mis palabras, él me comunicó, “Qué forma toma Dios para obrar cuando se hace carne, tiene un significado profundo. Aunque la obra de Dios no está de acuerdo con nuestras concepciones, debemos aprender a buscar Su voluntad. Debido a que Sus pensamientos son más altos que los pensamientos del hombre, no podemos ver la obra de Dios confiando en nuestra imaginación. Jesucristo dijo una vez: ‘Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad’ (Juan 4:24). El Génesis también registra, ‘Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó’ (Génesis 1:27). De estos dos versículos, podemos ver que Dios creó al hombre y a la mujer a Su imagen y que no mencionaron que Él solo había creado al hombre y no a la mujer. Si definimos a Dios como varón. ¿No va en contra de estas palabras “Dios creó al hombre y a la mujer a Su imagen?” Puesto que Dios creó al hombre y a la mujer a Su imagen, Su encarnación puede ser un varón o una hembra, por lo que no podemos definir a Dios como varón. Si definimos a Dios en cierto género, eso es resistir a Dios y es considerado como blasfemar a Dios. Dios es un Espíritu, y no tiene forma ni amorfo. La gente no puede ver o tocar y ni puede diferenciarse Su sexo. No hay distinción entre masculino y femenino hasta que Dios se convierte en carne; de la misma forma, no podemos definir a Dios como hombre o mujer, porque Él puede realizar Su obra de redención como hombre y de la misma forma, Él puede también venir a completar Su obra y conquistar y salvar a la humanidad como una mujer. Pero independientemente de si se convierte en un hombre o en una mujer, Su obra es toda por el bien de la salvación del hombre. En cuanto a este aspecto de la verdad entenderemos más después de leer estos dos pasajes de la palabra de Dios”.

Inmediatamente después, me dejó leer la palabra de Dios, “Cada etapa de la obra realizada por Dios tiene un sentido real. Cuando Jesús llegó, era varón, y en este momento es mujer. A partir de esto, puedes ver que Dios creó al varón y a la mujer para Su obra y que con Él no hay distinción de género. Cuando Su Espíritu llega, Él puede adoptar cualquier carne a voluntad y esta lo representa. Sea varón o mujer, ambos representan a Dios mientras sean Su carne encarnada. Si Jesús hubiera aparecido como una mujer cuando vino, en otras palabras, si el Espíritu Santo hubiera concebido una niña, no un niño, esa etapa de la obra se habría completado de todas formas. Igualmente, si un varón tuviera que completar esta etapa de la obra, la misma se completaría también. La obra llevada a cabo en ambas etapas es significativa; ninguna de las dos obras se repite ni ellas entran en conflicto entre sí. En el momento de Su obra, a Jesús se le llamaba el único Hijo, lo que indica género masculino. ¿Por qué no se menciona, entonces, al único Hijo en esta etapa? Esto se debe a que las necesidades de la obra han exigido un cambio de género diferente al de Jesús. Con Dios no hay distinción de género. Su obra se realiza como Él desea y no está sujeta a ninguna restricción; es particularmente libre, pero cada etapa tiene un significado práctico. Dios se hizo carne dos veces, y sobra decir que Su encarnación en los últimos días es la última vez. Él ha venido a revelar todos Sus hechos. Si Él no se hubiera hecho carne en esta etapa para realizar personalmente una obra de la que el hombre fuera testigo, este tendría siempre la noción de que Dios es sólo varón, no mujer”. “Si Dios sólo se encarnó como varón, las personas lo definirían como tal, como el Dios de los hombres, y nunca creerían que es el Dios de las mujeres. Entonces, los hombres creerían que Dios es del mismo género que los hombres, que Él es la cabeza de los hombres; ¿y qué hay de las mujeres? Esto es injusto; ¿no es un trato preferencial? Si fuera el caso, todos aquellos a quienes Dios salvó serían hombres como Él, y no habría salvación para las mujeres. Cuando Dios creó a la humanidad, creó a Adán y a Eva. No sólo creó a Adán, sino que hizo tanto al varón como a la mujer a Su imagen. Dios no es sólo el Dios de los hombres, también lo es de las mujeres”.

Entonces, él nos comunicaba: “De la palabra de Dios podemos ver que cada etapa de la obra hecha por Dios tiene un significado real. Cuando Jesucristo llegó era varón y esta vez Él es hembra. De esto, podemos ver que Dios creó tanto a hombres como a mujeres para Su obra y con Él no hay distinción de género. Hermano, sin importar si Dios se encarna como varón o hembra, siempre y cuando Él sea realmente la carne vestida por el Espíritu de Dios, esta carne es Cristo y Su esencia es todavía el mismo Dios. Si Dios se encarnó sólo como un hombre, lo definiríamos a Él como hombre, como el Dios de los hombres y nunca creeríamos que Él pueda ser el Dios de las mujeres. Dios se hace carne como una mujer en los últimos días es oponernos a nuestras concepciones y eliminar nuestras antiguas creencias erróneas en Dios, haciéndonos saber que Dios no es sólo el Dios de los hombres, Él es también el Dios de las mujeres y que Dios no sólo salva a los hombres, sino que también salva a las mujeres. De esto podemos ver que Dios se hace carne como una hembra en los últimos días, lo que es muy significativo.

Después de escuchar lo que quería comunicarnos, de repente vi la luz y el asunto que estaba dando vueltas en mi mente desapareció casi al instante. Pensé: bueno, la esencia de Dios es Espíritu, no tiene diferenciación por sexos. Sin importar si Dios se encarna como hombre o mujer, Él se basa en las necesidades de la obra y está para salvar al hombre. Además, la forma que Dios tome cuando realiza Su obra es Su elección. ¿Cómo podríamos estar calificados para tomar las decisiones por Él? La Biblia registra que, al principio, Dios creó al hombre y a la mujer a su imagen. ¿Por qué no puede Dios regresar como una mujer? Antes, creía que Jesucristo es varón y que seguramente volvería como varón; si el Señor que retorna no es hombre, entonces Él es falso. ¿No estaba yo definiendo a Dios con mis propias concepciones? ¡Yo era demasiado arrogante y sin sentido! ¡Gracias a Dios, en ese momento, mis dudas sobre el regreso de Dios como mujer, ser resolvieron!

Entonces, él también compartió conmigo acerca de la verdad – los misterios de la encarnación de Dios, la historia interna y la esencia de la Biblia, el significado de la obra del juicio por Dios en los últimos días y así sucesivamente, lo que resolvió muchas de mis confusiones y problemas. Por lo tanto, cuando más escuchaba más claridad sentía y más lo disfrutaba. Es más, através de mis interacciones con los hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso, sentí que su comunicación fue iluminada por el Espíritu Santo y fue muy útil para mí; más aún, eran sinceros en el trato con los demás y tenían amor para otros; eran inocentes, sencillos y honestos. Aquí me sentí en casa y me sentí muy a gusto. Esto fue algo que no había experimentado en la iglesia a la que había asistido en el pasado.

Durante un período de investigación, yo había confirmado desde mi corazón que Dios Todopoderoso es la segunda venida de Jesucristo y que las palabras de Dios Todopoderoso son la verdad: No sólo han revelado todos los misterios del plan de gestión de Dios de los 6000 años y el destino y el fin de la humanidad, y pero tienen autoridad y poder y han expuesto y diseccionado la esencia de nuestra naturaleza y la verdad sobre nuestra corrupción, lo que me convenció sinceramente y me hizo sentir avergonzado. Por lo tanto, acepté felizmente la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días.

Más tarde, mientras tuviera tiempo, leía la palabra de Dios y veía las películas y videos de la Iglesia de Dios Todopoderoso. Cuanto más leía y miraba videos, más iluminado me sentía y he comprendido muchas verdades que no entendía en el pasado. Pensé: por la gracia de Dios tuve la fortuna de dar la bienvenida al regreso del Señor. Hoy en día, también hay muchas hermana y hermanos que creen verdaderamente en el Señor y esperan Su retorno, y por Dios se siente ansiosos. Por lo tanto, debo ser considerado con los deseos de Dios y así pagar Su amor, hacienda que más gente oiga Su voz y regrese ante Su trono. Por lo que he extendido el Evangelio a varias hermanas y hermanos de mi antigua iglesia. Después de escuchar, estuvieron dispuestos a investigar y aceptarlo y en última instancia siguieron los pasos del Cordero.

Ahora, He creído en Dios por casi un año. Durante este período, sentí que la creencia en Dios era algo muy fácil, pensando que todo lo que necesitábamos hacer era asistir a las reuniones y leer la Biblia. Después, leí la palabra de Dios Todopoderoso, “La fe verdadera en Dios significa que la gente experimenta Sus palabras y Su obra en base a la creencia de que Él tiene soberanía sobre todas las cosas. Por tanto, se logrará desechar el carácter corrupto, se satisfará el deseo de Dios, y se llegará a conocerlo. Sólo emprendiendo ese paso se puede decir que se cree en Dios”. Llegué a entender lo que significaba tener verdadera fe en Dios – ya que creemos en Dios, debemos creer en Su palabra, experimentar Su obra y poner Su palabra en práctica. Solo así podremos entender la verdad y tener verdadero conocimiento de Dios. Después de aceptar la obra del Dios Todopoderoso de los últimos días y de experimentar Sus palabras, finalmente he visto que he sido profundamente corrompido por Satanás y que era demasiado arrogante y sin sentido. Cuando ocurrió la llegada del Señor, no busqué ni investigué, ni temí a Dios en mi corazón y en cambio definí a Dios con mis concepciones e imaginaciones. ¿No era solo creer en Dios y sin embargo resistirme a Dios al mismo tiempo? Fue la misericordia de Dios la que me permitió escuchar Su voz y aceptar Su salvación y purificación en los últimos´días. Al leer continuamente la palabra de Dios y experimentar Sus palabra, entiendo algo de verdad ahora, ver mi propia resistencia a Dios y traicionarlo con la naturaleza satánica y cada vez más y más claramente y también tener alguna comprensión de la esencia santa de Dios y Su justo carácter intolerante de la ofensa. Sin saberlo, he desarrollado una reverencia de Dios y una sed de la verdad y guardó un perfil más bajo que lo que hacía antes. Cuando me enfrento a las cosas, conscientemente puedo negarme y renunciar a sí mismos a practicar la verdad. Esto es todo el resultado alcanzado a través de la obra de Dios. Si siguiera creyendo en Dios en la iglesia, no solo no conocería la obra de Dios de los últimos días, sino que no sería capaz de escapar de mi corrupto carácter satánico, recibir la limpieza o ser salvado por Dios. Gracias a Dios por llevarme a dejar las vagas creencias religiosas, seguir Sus pasos y caminar hacia el camino apropiado para creer en Dios.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.

Bienvenido a nuestro sitio web “Caminando con Jesucristo”. Esta página ofrece: Devocionales Cristianos, Sermones Cristianos, Misterio de la Segunda Venida de Cristo y Palabra de Dios, etc., le ayudan conocer a Jesucristo. Si tiene un conocimiento nuevo de nuestros contenidos o algunas confusiones y dificultades en la fe, puede compartirlo con nosotros a través de la función de chat [En línea] en la esquina inferior derecha de la pantalla, y esperamos comunicarnos con usted.

comentarios

avatar
  Subscribe  
Notify of