¿Cómo obtener la vida eterna?

 

¿Cómo obtener la vida eterna?

Jesucristo dijo: “pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna” (Juan 4:14). La Biblia dice también: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él” (Juan 3:36). Estos dos versículos dejan muy claro que Jesucristo es Dios encarnado, es decir, el Hijo del Hombre; Él tiene el camino de la vida eterna; y podemos obtener la vida eterna mientras que creamos en Él. Así que creemos firmemente que con seguridad podemos obtener la vida eterna creyendo en Jesucristo, orando en Su nombre, asistiendo a las reuniones, leyendo la Biblia y trabajando duro para el Señor. Pero en la última reunión de compañeros de obra, el hermano Zhang dijo que tal creencia no era la verdadera creencia en el Hijo y que no podíamos obtener la vida eterna de esa manera. Dijo que solo aquellos que obtienen la verdad en sus vidas practicando las palabras del Señor y viviendo la realidad de Sus palabras son verdaderos creyentes en el Hijo y pueden obtener la vida eterna. Así que, estoy confundida. ¿Por qué es que aquellos que trabajan duro para el Señor no pueden obtener la vida eterna, mientras que solo aquellos que obtienen la verdad en la vida pueden obtener la vida eterna? preguntó Chen Yang. Esta pregunta lo preocupaba, así que vino a ver el hermano Liu Chen para buscar comunión.
Liu Chen pensó por un momento, y dijo: “¡Gracias al Señor! Antes de entender esta cuestión primero debemos saber a qué se refiere la frase ‘el agua que yo le daré’”. “Ciertamente se refiere a la palabra del Señor, a Su camino”, respondió Chen Yang con entusiasmo.

Cristo predicando

“Exactamente correcto. De hecho, se refiere a la palabra del Señor, Su camino. Así que debemos practicar las palabras del Señor, obedecer Sus enseñanzas, vivir la realidad de Sus palabras y ganar Sus palabras como vida. Solo de esta manera estamos realmente creyendo en el Hijo. Y solo a través de la fe como esta podemos obtener la vida eterna. Aunque superficialmente guardamos el nombre del Señor, oramos en Su nombre, asistimos a reuniones, leemos la Biblia y trabajamos para el Señor, no podemos poner Sus palabras en práctica y aferrarnos a Sus enseñanzas, y no hemos ganado Sus palabras en la vida. Demuestra que no hemos bebido el agua que el Señor nos da y no hemos recibido la provisión del agua viva de la vida. ¿Podemos obtener la vida eterna de la manera en que creemos en el Señor? Obviamente, ¡es imposible! Hermano, ¿no lo dirías?” Liu Chen dijo lentamente y metódicamente.

“De acuerdo con sus palabras, existen diferencias sustanciales entre el resultado logrado al asistir a las reuniones, leer la Biblia y trabajar para el Señor, y el resultado logrado al practicar las palabras del Señor para obtener la verdad como vida”, asintió Chen Yang pensativamente.

“Ciertamente. Pienselo, Si la gente que solo cree en el nombre de Jesucristo, ora en Su nombre, asiste a reuniones, lee la Biblia y trabaja para Él, son los que Verdaderamente creen en el Hijo, ¿por qué Jesucristo dijo: ‘Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; apartaos de mi, los que practicais la iniquidad.’ (Mateo 7:22-23)? ¿Los que predican y trabajan en el nombre del Señor no creen en Él? ¿Por qué no recibirán la aprobación del Señor, sino que serán condenados por Él? Porque, aunque trabajan para el Señor exteriormente, nunca practican Sus palabras ni han ganado la verdad como vida, y siempre pecan y se resisten al Señor. En última instancia, todavía no se han separado de sus pecados, por lo que son los malvados en los ojos del Señor”.

Liu Chen recogió su taza y bebió un sorbo de té, y luego continuó compartiendo, “Todos sabemos que Jesucristo requería ‘... Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazon, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: Amaras a tu projimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas’ (Mateo 22:37-40). Aquellos que realmente aman al Señor con todo su corazón, alma y mente, aman al Señor con un corazón dedicado y puro. No importa cuánto hayan trabajado para Dios y cuántos sufrimientos han sufrido, no tienen ninguna intención de llegar a un acuerdo, ni codician sus propios beneficios ni regatean las ganancias y las pérdidas y la recompensa, sino que obedecen a Dios y trabajan por el propósito de satisfacer a Dios; incluso si las pruebas y tribulaciones les ocurren, no se quejarán de Dios ni traicionarán a Dios, sino que obedecerán todos los arreglos de Dios. ¿Pero nosotros? Aunque trabajamos para el Señor, todos tenemos nuestros deseos personales extravagantes dentro. Nuestra intención de trabajar y sufrir es entrar en el reino de los cielos y disfrutar de bendiciones eternas, no amar verdaderamente al Señor y satisfacer a Él. Cuando ganamos las bendiciones del Señor, podemos esforzarnos para el Señor y alabarlo; una vez que nos enfrentamos a los desastres, no lo comprenderemos ni nos quejaremos ante el Señor, ni siquiera estaremos dispuestos a esforzarnos más por Él. Esto prueba que tenemos malas intenciones en nuestro esfuerzo para el Señor. Entonces, ¿podemos obtener la vida eterna ya que no hemos practicado las palabras del Señor y no hemos ganado Sus palabras como vida?”

“Eso es verdad. A través de tu comunicación, pienso en yo mismo: Aunque creo en el Señor y he hecho un gran esfuerzo, lo hago para obtener bendiciones y beneficios en el futuro. En mi vida, a menudo me quejo ante Dios cuando me encuentro en situaciones infelices, y siempre miento involuntariamente me dedico al engaño para proteger mi reputación y estatus, Según los requisitos de Dios, de hecho no puedo obtener la vida eterna”. El estado de Chen Yang estaba un poco entristecido.

“Hermano Liu, tengo otras preguntas que no entiendo. ¿Por qué no podemos practicar las palabras del Señor puesto que hemos creído en Él por muchos años? ¿Por qué nos oponemos a los requisitos del Señor a pesar de nosotros mismos, incluso si los hemos conocido claramente? ¿De qué crees que se trata realmente? No podemos practicar la palabra del Señor, pero siempre vivimos y no podemos escapar de este ciclo interminable de cometer pecados y admitirlos; si continuamos así, es imposible que la palabra del Señor sea un manantial de agua que fluya dentro de nosotros hacia la vida eterna. ¿Entonces seremos capaces de obtener la vida eterna?” Chen Yang continuó, con un ceño perplejo.

“Hermano Chen, ¡las preguntas que ha planteado son muy importantes! También son las preguntas que confunden a la mayoría de los hermanos y hermanas en el Señor. En realidad, están relacionadas con el significado y los efectos de la obra de Jesucristo. En la Era de la Gracia, lo que Jesucristo hizo fue la obra redentora, y Él expresó el camino del arrepentimiento. Nuestra fe en Jesucristo solamente nos absuelve de nuestros pecados y nos califica para venir ante Dios y confesar nuestros pecados a través de la oración y recibir la gracia y las bendiciones de Dios. Jesucristo solo ha perdonado nuestros pecados, pero nuestra naturaleza pecaminosa interior y nuestro carácter corrupto aún no se han resuelto. Por lo tanto, a menudo seguimos en contra de las enseñanzas del Señor y pecamos todos los días y confesamos todos los días. Si queremos practicar la palabra del Señor y obtener la verdad como vida para convertirnos en las personas que hacen la voluntad de Dios, debemos conocer y odiar verdaderamente nuestra naturaleza satánica, y ser purificados y cambiados a través de las palabras de Dios. Solo cuando nuestra naturaleza pecaminosa ha sido quitada y no tenemos el carácter que se opongan a la verdad, convirtiéndonos en los que son compatibles con Dios, podemos obtener la vida eterna. Después de completar la obra de redención, Jesucristo profetizó que Él volvería, y Él también profetizó: ‘Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir’ (Juan 16:12-13). Y la Biblia dice: ‘así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan’ (Hebreos 9:28). ‘El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, ésa lo juzgará en el día final’ (Juan 12:48). ‘Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; […]’ (1 Pedro 4:17). Estos cuatro versículos están muy claros. Cristo aparecerá una vez más y expresará la totalidad de la verdad y llevará a cabo la obra de castigo y juicio a fin de limpiar a fondo nuestro carácter y salvarnos de la esclavitud del pecado. Así que la obra de juicio hecho por el Señor Jesús regresado en los últimos días es crítico para nosotros, la humanidad, para ser salvos y obtener la vida eterna. Si solo aceptamos la redención de Jesucristo y queremos obtener la vida eterna y entrar en el reino de los cielos sin aceptar la obra de juicio del Señor Jesús que regresó en los últimos días, debemos de estar soñando”, dijo Liu Chen con sinceridad.

Chen Yang dijo emocionado: “¡Gracias al Señor! Su comunicación es tan claro e incisivo. Parece que solo aceptando la obra del Señor devuelto podemos obtener la vida eterna y la salvación de Dios. Es imperativo que busquemos la apariencia de Dios tan pronto como sea posible. Solo de esta manera podemos tener la oportunidad de obtener el camino de la vida eterna y realizar nuestro deseo de obtener la vida eterna creyendo en el Hijo”.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.


Ver más vida eterna:

El sitio web "Caminando con Jesucristo" también le proporciona los contenidos de acerca de los devocionales cristianos, la segunda venida de Cristo y la Palabra de Dios, etc. Por favor, no dude en contactarnos por cualquier confusión o problema en relación con su creencia.