Reflexiones de la Biblia: ¿Cuál es la verdadera identidad de Jesucristo?

Todos pensamos que el Señor Jesucristo es el Hijo de Dios. Si este es el caso, el Señor Jesús dijo: "¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí?" (Juan 14:10). "Yo y el Padre somos uno". (Juan 10:30) ¿Cómo deben interpretar estas palabras? El siguiente artículo nos revelará este misterio.

El cielo estaba despejado y los dorados rayos del sol iluminaban la tierra. La hierba verde se movía con la brisa; las flores estaban florecidas; los pájaros trinando, iban de árbol en árbol. Era realmente una mañana hermosa, Tian Lu, con sus auriculares puestos en sus oídos, escuchaba himnos mientras barría el piso. Estaba barriendo frente al escritorio, ella se quitó los auriculares y los dejó sobre el escritorio, ella miró la imagen del Señor Jesús que estaba en la pared. Entonces sus ojos se llenaron de lágrimas, tal cantidad de pensamientos surgieron en su mente que eran imposible de contar…

En tantos años de creencia y servicio al Señor, Tian Lu siempre creyó que el Señor Jesús era el Hijo de Dios. Porque la Biblia dice: “Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre El. Y he aquí, se oyó una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado en quien me he complacido” (Mateo 3: 16-17). “Y adelantándose un poco, cayó sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú quieras” (Mateo 26:39). En mi opinión, del cielo salió una voz que decía que el Señor Jesús era Su Hijo amado y el Señor Jesús llamó al Dios en el cielo Padre en Sus oraciones, con esto se podía probar que el Señor Jesús es el Hijo de Dios, enviado por Dios a este mundo para hacer Su obra de la redención. Un día, sin embargo, Tian Lu leyó en Marcos 12 que el Señor Jesús dice: ‘[…] El más importante es: “Escucha, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es;’ (Marcos 12:29). Ella pensó: En este versículo, el Señor Jesús insiste en que Dios es el único Señor, lo que significa que hay un único Dios. Es decir, no hay una relación del Padre y el Hijo para hablar y el Señor Jesús no es el Hijo de Dios. Sin embargo, si realmente es el caso, ¿por qué el Señor Jesús llamó al Dios en el cielo Padre en Sus oraciones? ¿No está Su oración en contradicción con Sus palabras: “el Señor nuestro Dios, el Señor uno es;”? Entonces, ¿el Señor Jesús es el Hijo de Dios o no? Si no lo es, ¿cuál es Su verdadera identidad? Tian Lu se sintió muy confundida con estas preguntas.

Perplejo ante estas preguntas, Tian Lu recurrió a Huimin, una de sus compañeras de obra a quien no había visto durante muchos años, con la esperanza de obtener la respuesta de ella. Huimin dijo: “En la Era de la Ley, todos sabían que Jehová era el único Dios verdadero y que no había otro Dios sino Jehová. Sólo después de que el Señor Jesús se encarnó, está el dicho de ‘Padre e Hijo’. Veamos lo que el Señor Jesús dijo al respecto. Juan 14: 8-11 dice: ‘Felipe le dijo: Señor, muéstranos al Padre, y nos basta. Jesucristo le dijo: ¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os digo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí es el que hace las obras. Creedme que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí; y si no, creed por las obras mismas’. De estas escrituras, podemos ver que Felipe no entendió la esencia del Señor Jesús y pensó que Dios era el Padre en el cielo, entonces le dijo al Señor: ‘Señor, muéstranos al Padre’. Entonces el Señor Jesús rectificó su conocimiento incorrecto de Dios, diciendo: ‘[…] yo estoy en el Padre, y el Padre en mí;’, ‘Yo y el Padre somos uno’, y ‘El que me ha visto a mí, ha visto al Padre;’. De las palabras del Señor Jesús, podemos saber que el Padre es el Hijo y el Hijo es el Padre, que el Padre y el Hijo son uno, y que son un solo Dios”.

Al ver las escrituras que Huimin leyó, Tian Lu estaba en un estado meditativo: “Nunca se me ocurrió que el Señor Jesús es el Dios en el cielo y el Dios en el cielo es el Señor. Aquí, el Señor Jesús claramente nos dijo que Dios es único y es solo uno” Aunque ella creía que todas las palabras del Señor Jesús son la verdad y son absolutamente correctas, ella todavía no entendía por qué el Señor Jesús llamó a Dios en el cielo Padre en Su oración antes de la crucifixión, ya que Él no era el Hijo de Dios Estaba ansiosa por obtener la respuesta de Huimin. Luego de leer estos pasajes: “Cuando Jesús llamaba a Dios en el cielo por el nombre de Padre al orar, sólo lo hacía desde la perspectiva de un hombre creado, sólo porque el Espíritu de Dios se había vestido como un hombre ordinario y normal y tenía el envoltorio exterior de un ser creado. Incluso si dentro de Él estaba el Espíritu de Dios, Su apariencia externa seguía siendo la de un hombre ordinario; en otras palabras, había pasado a ser el ‘Hijo del Hombre’ del que todos los hombres, incluido el propio Jesús, hablaban. Dado que es llamado el Hijo del Hombre, Él es una persona (sea hombre o mujer, en cualquier caso una con el caparazón corporal de un ser humano) nacida en una familia normal de personas ordinarias. Por tanto, que Jesús llamara a Dios en el cielo por el nombre de Padre era lo mismo que cuando vosotros lo llamasteis Padre al principio; Él lo hizo desde la perspectiva de un hombre de la creación. ¿Recordáis todavía la oración del Señor que Jesús os enseñó para memorizar? ‘Padre nuestro que estás en los cielos…’. Él pidió a todos los hombres que llamaran a Dios en el cielo por el nombre de Padre. Y como Él también lo llamaba Padre, lo hacía desde la perspectiva de uno que está en igualdad de condiciones con todos vosotros. Como llamasteis a Dios en el cielo por el nombre de Padre, esto muestra que Jesús se consideraba estar en igualdad de condiciones con todos vosotros, como un hombre escogido por Dios (es decir, el Hijo de Dios) sobre la tierra. Si llamáis a Dios ‘Padre’, ¿no es porque sois un ser creado? Por muy grande que fuera la autoridad de Jesús en la tierra, antes de la crucifixión, Él era simplemente un Hijo del Hombre, dominado por el Espíritu Santo (es decir, Dios), y uno de los seres creados de la tierra, porque aún tenía que completar Su obra. Así pues, que llamara Padre a Dios en el cielo, era simplemente por Su humildad y obediencia” (“¿Existe la Trinidad?”).

“Todavía están los que dicen: ‘¿No declaró Dios expresamente que Jesús era Su Hijo amado?’. ‘Jesús es el Hijo amado de Dios, en quién Él se regocija grandemente’ ciertamente fue dicho por Dios mismo. Eso fue Dios dando testimonio de sí mismo, pero simplemente desde una perspectiva diferente, la del Espíritu en el cielo dando testimonio de Su propia encarnación. Jesús es Su encarnación, no Su Hijo en el cielo. ¿Entiendes?” (“¿Existe la Trinidad?”).

Después de leer estas palabras, Huimin le dijo pacientemente a Tian Lu: “Tian Lu, estas palabras explican claramente esta pregunta. Cuando el Señor Jesús llamó a Dios en el cielo con el nombre de Padre al orar, esto se hizo solo desde la perspectiva de un hombre creado, por lo que no puede probar que el Señor Jesús es el Hijo de Dios. ¿Cómo podría Dios tener un hijo? Entonces, ¿no se habría convertido Dios en hombre? De hecho, la palabra del Señor Jesús: ‘[…] yo estoy en el Padre, y el Padre en mí;’ significa que Dios es el único Dios verdadero. Debido a que el Señor Jesús era la encarnación, fue llamado el Hijo amado de Dios, y, a partir de esto, vino la relación entre el Padre y el Hijo. Antes de que el Señor Jesús fuera clavado en la cruz, Él era Cristo, el Hijo del Hombre, no un cuerpo de gloria. Es porque Él era la encarnación del Espíritu de Dios por eso llamó al Espíritu de Dios en el cielo por el nombre de Padre desde el punto de vista de un ser creado, y obedeció al Padre en el cielo como un hombre; mientras el Espíritu de Dios en el cielo, para dar testimonio a las personas en la tierra de que Su propia encarnación es la encarnación del Espíritu de Dios, llamó al Hijo del Hombre encarnado, ‘Su Hijo amado’. Esto fue simplemente Dios llamándose desde diferentes perspectivas, y en esencia son un solo Dios. Por lo tanto, aunque el Señor Jesús es el mismo Dios encarnado, el Cristo, Él todavía oró a Dios el Padre desde la perspectiva de la carne, lo que muestra por completo la humildad y la obediencia del Señor Jesús”.

En este punto, Tian Lu llegó a saber: Dios es único y solo hay un Dios. Dios testificó Su propia carne en la posición del Espíritu y llamó al Dios en la carne como Hijo, mientras que Dios encarnado llamó al Espíritu adentro como Padre en la posición de la carne. Entonces el Señor Jesús no es el Hijo de Dios, y Su verdadera identidad es Cristo, el mismo Dios encarnado. Como Tian Lu entendió esto, se sintió culpable de que ella considerara a Jesucristo como el Hijo de Dios y no supiera que Él es realmente Dios mismo a pesar de sus muchos años de creencia en el Señor. Pensando en el sufrimiento del Señor Jesús, no pudo evitar derramar lágrimas de pesar.

Al ver esta escena, Huimin, con lágrimas en los ojos, le entregó a Tian Lu un pañuelo de papel. Antes, cuando Huimin supo que Jesucristo es el mismo Dios hecho carne, ella estaba tan apenada y triste como Tian Lu. En ese momento, ella vio su error y su falta de conocimiento de Dios, y se dio cuenta de que era porque no entendía la verdad de la encarnación que no reconoció que el Señor Jesús es el mismo Dios y Cristo encarnado. Mientras se comunicaba con Tian Lu, Huimin abrió el libro para leer las palabras sobre este aspecto de la verdad. Tian Lu se enjugó las lágrimas, escuchando atentamente. “La carne encarnada se origina en el Espíritu: Él es la encarnación del Espíritu, es decir, el Verbo hecho carne. Dicho de otro modo, Dios mismo vive en la carne. […] Por esta razón, aun cuando se le llama ‘hombre’, Él no pertenece a la raza humana ni tiene atributos humanos: este es el hombre del que Dios se reviste, el hombre al que Dios aprueba” (“Interpretación de la sexta declaración”).

El Dios encarnado se llama Cristo y Cristo es la carne que se viste con el Espíritu de Dios. Esta carne es diferente de cualquier hombre que es de la carne. La diferencia es porque Cristo no es de carne y sangre, sino que es la personificación del Espíritu. Tiene tanto una humanidad normal como una divinidad completa. Su divinidad no la posee ningún hombre. Su humanidad normal sustenta todas Sus actividades normales en la carne mientras que Su divinidad lleva a cabo la obra de Dios mismo. Sea Su humanidad o Su divinidad, ambas se someten a la voluntad del Padre celestial. La esencia de Cristo es el Espíritu, es decir, la divinidad. Por lo tanto, Su esencia es la de Dios mismo; […] Dado que Dios se hace carne, Él realiza Su esencia dentro de Su carne […] Y ya que Dios se hace carne, obra en la identidad de Su carne; ya que viene en la carne, entonces termina en la carne la obra que debía hacer. Ya sea el Espíritu de Dios o Cristo, ambos son Dios mismo y hace la obra que debe hacer y desempeña el ministerio que debe desempeñar” (“La esencia de Cristo es la obediencia a la voluntad del Padre celestial”).

Después de leer estas palabras, Huimin continuó: “La encarnación es el Espíritu de Dios revestido de carne, es decir, el Espíritu de Dios se materializa en la carne con humanidad normal y pensamiento humano normal, y por lo tanto se convierte en una persona ordinaria y normal que obra y habla entre los hombres. La Biblia dice: ‘En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios’ (Juan 1: 1). El Verbo es Dios; la encarnación es el Espíritu de Dios materializado en la carne. Solo Cristo es la verdad, el camino y la vida. Las palabras y la obra de Cristo, todo lo que Él tiene la verdad y es el camino y la vida. Esta es la esencia de Cristo. Al igual que cuando vino el Señor Jesús, Él comenzó la Era de la Gracia y concluyó la Era de la Ley; Expresó toda la verdad que el hombre requería en la Era de la Gracia, dejando la gente tiene derecho para orar a Dios, confesar y arrepentirse ante Dios, y presentarse ante Dios para poder disfrutar de Su gracia. Debido a que Dios está encarnado en la carne, hemos tenido la oportunidad de encontrarnos cara a cara con Dios y recibir Su salvación. Si el Señor Jesús no se hubiera encarnado personalmente para hacer Su obra de redención, los pecados de los hombres no habrían sido perdonados, y habrían corrido el riesgo de ser condenados y ejecutados por la ley. Entonces, ¿cómo podríamos sobrevivir hasta hoy? Todo esto es el gran amor y la salvación que Dios nos ha otorgado.

Mirando de pie la imagen de Jesucristo, Tian Lu no pudo evitar que sus lágrimas cayeran. “¡Mamá! Date prisa o llegaré tarde a la escuela”. La voz de su hija Fangfang interrumpió sus pensamientos. Tian Lu se secó las lágrimas y dijo: “Ya voy”.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.


Le recomendamos más contenidos de conocer a Jesucristo:

¿Por qué Jesucristo oró a Dios en el Cielo ya que es Dios?

¿Por qué el Señor Jesús trabajaba en el día de reposo?

El sitio web "Caminando con Jesucristo" también le proporciona los contenidos de acerca de los devocionales cristianos, la segunda venida de Cristo y la Palabra de Dios, etc. Por favor, no dude en contactarnos por cualquier confusión o problema en relación con su creencia.