Contamos con Dios, por tanto no tememos las dificultades

Lele se fue sola a un país extranjero. No podía comunicarse con los habitantes locales, no tenía dinero y tenía grandes dificultades para encontrar trabajo. Al ver que su dinero ni siquiera podía cubrir el alquiler, se sintió muy afectada. Sin embargo, donde terminan las capacidades del hombre es donde comienzan las de Dios . Cuando ella confió en Dios con un corazón sincero, vio las obras de Dios, y verdaderamente experimentó que con la presencia de Dios, no tenemos nada que temer sin importar las dificultades que nos aguarden.

Una persona sola, una maleta enorme, un vuelo internacional, una ciudad desconocida en un país extranjero: esa fue la escena cuando viajé al extranjero por primera vez en mi vida. Sin familia, amigos o conocidos a mi alrededor, nunca antes había estado en una situación tan extraña. Ya que sólo puedo decir unas pocas frases en coreano, tales como “안녕하세요 (¡Hola!)” y “감사합니다 (¡Gracias!)”, mi nerviosismo y preocupación superaron con creces mi curiosidad y emoción por la vida en el extranjero.

Mi primera parada en Corea del Sur fue la escuela a la que vine a estudiar. Allí me alojaron en una habitación especialmente pequeña por la que tuve que pagar doscientos cincuenta mil won, es decir, 1500 RMB. No traía mucho dinero, así que me di cuenta de que era necesario encontrar un trabajo de medio tiempo. Sin embargo, cuando les pedí a mis nuevos compañeros de clase que me ayudaran a encontrar uno, me dijeron que los que no podían hablar el idioma del país sólo podían conseguir trabajo lavando platos. No me gustaba cómo sonaba ese tipo de trabajo, pero para poder conseguir dinero, dije con el rostro sonrojado: “Está bien, puedo hacerlo”.
Sin embargo, después de preguntar por todas partes durante varios días, sólo obtuve respuestas como: “Últimamente no hemos tenido una vacante para lavar platos. Será mejor que preguntes en otra parte”. Sólo podía esforzarme en sonreír y decir: “Está bien. Si hay algún empleo, por favor, díganmelo”.

Después de clase, caminé a casa con el corazón apesadumbrado. Pensando en que tendría que pagar las cuotas de alojamiento pronto y las cuotas de matrícula para el próximo trimestre, y luego contando el último poco dinero que tenía en mi bolso, caí en un estado de angustia considerable. El miedo sustituyó a la preocupación en mi corazón. En las calles ruidosas, mirando las sonrisas radiantes de los demás y escuchando sus risas, sentí tanta envidia que no pude evitar suspirar profundamente. Y al mismo tiempo, el miedo, las penas, la soledad y la impotencia se apoderaron de mí, y las lágrimas fluyeron por mi rostro incontrolablemente.

En ese momento, de pronto recordé que antes de irme de casa mi madre me dijo: “Lele, no estaré contigo cuando te vayas al extranjero. No importa lo que te pase, recuerda confiar en Dios y buscar más a Dios. Dios es todopoderoso, está a nuestro lado, y mientras lo invoquemos, nos ayudará en todo momento”. Sí, soy creyente en Dios, y me comprometí firmemente ante Él; una vez que me haya ido al extranjero, oraré a Dios y confiaré en Él para superar cualquier dificultad, para que en cada aspecto de mi carácter pueda ser modelado. Sin embargo, cuando me encontré con dificultades, olvidé todo esto. Pensando en esto, oré a Dios en mi corazón: “Oh Dios, ¿qué debo hacer? No he encontrado trabajo hasta ahora. No tengo mucho dinero, ¿cómo puedo seguir viviendo aquí? Dios mío, tengo miedo. ¡Por favor, ayúdame!”

Entonces vi las palabras de Dios: “Todas las cosas bajo las disposiciones y la soberanía de Dios obedecen leyes naturales y, si te decides a dejar que Dios organice y dicte todo para ti, debes aprender a esperar, a buscar y a someterte. Esta es la actitud que toda persona que quiere someterse a la autoridad de Dios debe adoptar, la cualidad básica que debe poseer toda persona que quiere aceptar la soberanía y las disposiciones de Dios”. Pensé: “¡Eso es! Todas las cosas están bajo el control y la disposición de Dios, y se desarrollarán naturalmente de acuerdo con el plan de Dios. Aunque yo estoy en problemas, Dios es todopoderoso, y creo que Dios me ayudará y hará los ajustes necesarios para mí. Ahora lo único que puedo hacer es orar a Dios, buscar Su voluntad, y aceptar y someterme a Sus orquestaciones y arreglos”. Después de entender algo de la voluntad de Dios, sentí mucho alivio y no estaba tan deprimida como antes. Entonces le pedí a Dios que se apoderara de nuevo mis dificultades y le pedí que me guiara y me ayudara.

Un día, poco después de esto, un compañero de clase me contó que una pizzería cercana necesitaba un trabajador de medio tiempo. Se me iluminaron los ojos y dije apresuradamente: “Quiero intentarlo”. Poco después, fui a esa pizzería. El jefe dijo que estaría en período de prueba durante una semana, y si lo hacía bien, me contratarían. Pensaba en cómo conseguir el trabajo significaba que tendría dinero para pagar mi matrícula y los costos de vida, y entonces podría sentarme a estudiar y vivir aquí, me sentí bastante feliz aunque no me pagarían esa semana.

Sin embargo, la pizzería vendía muchos tipos de pizza, todas hechas de diferentes maneras. Era nueva en el mundo laboral y no estaba familiarizada con las recetas, así que aprenderlas fue bastante complicado para mí. A pesar de que me recordaba a mí misma que debía tener cuidado de no cometer errores, aún así mezclé algunas recetas en el quinto día, y cometí un error. Mi jefe me gritó delante de los otros trabajadores y se burló de mí. Estaba extremadamente avergonzada, y mi autoestima estaba gravemente dañada, así que no pude evitar llorar a cántaros. Más tarde, escuché a mis compañeros de trabajo decir: “Cuando está buscando un nuevo empleado, el jefe siempre encuentra faltas con ellos en el período de prueba para que renuncien. Entonces puede seguir teniendo trabajadores gratis”. Al escuchar esto, me sentí terriblemente decepcionada y decidí que no podría quedarme allí.

Después de llegar a casa, me senté en la cama desganadamente, consciente de que mi dinero no era suficiente ni siquiera para el alquiler y sabiendo que todavía no tenía trabajo. Mientras miraba el cielo nocturno vacío a través de la ventanita, una sensación de miseria y soledad se apoderó de mí. No pude evitar decirle a Dios todo el dolor de mi corazón: “Oh Dios, ¿qué debo hacer? No tengo adónde ir. Oh Dios, ¿dónde estás? Por favor, guíame por el camino que tengo por delante”.

Después de orar, recordé un pasaje de la Biblia que dice: “Por tanto, no os preocupéis, diciendo: ‘¿Qué comeremos?’ o ‘¿qué beberemos?’ o ‘¿con qué nos vestiremos?’ Porque los gentiles buscan ansiosamente todas estas cosas; que vuestro Padre celestial sabe que necesitáis de todas estas cosas. Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Por tanto, no os preocupéis por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástele a cada día sus propios problemas. (Mateo 6:31-34)”. En ese momento, experimenté una revelación repentina, y me dije a mí mismo en mi interior: “No te preocupes. Dios conoce mis dificultades, Él me proveerá de comida y ropa, y nunca me llevará a un callejón sin salida. En medio de cualquier dificultad, sólo necesito orar a Dios y confiar en Él, y buscar Su voluntad. Dios lo arreglará todo”.
En ese momento me sentí particularmente aliviada e iluminada. No pude evitar recordar todo el tiempo que había experimentado la obra de Dios y visto Sus maravillas desde el momento en que empecé a creer en Dios hasta ese momento. Una vez, en China, tuve que encontrar un nuevo lugar para vivir en un día. Me pareció muy difícil, y pensé que tenía pocas posibilidades de encontrar uno. Sin embargo, al incesantemente llamar y orar a Dios, y verdaderamente confiar en Él y mirarlo a Él, alquilé una casa esa misma noche y era muy apropiada. Agradecí y alabé a Dios desde el fondo de mi corazón. Además, antes de venir al extranjero, tenía que depositar 70.000 RMB a mi nombre en la agencia de viajes, pero mi familia no tenía tanto dinero. Estábamos preocupados por esto. No sabíamos qué hacer, y entonces mi tío me prestó 70.000 RMB por iniciativa propia para que yo pudiera venir al extranjero sin problemas.

Todo lo que había ocurrido en el pasado estaba tan fresco como siempre en mi memoria, lo que me hizo sentir que Dios me guiaba y dirigía todo el tiempo. Ahora Dios me había traído aquí para que aprendiera a confiar en Él y a buscarlo a través de los momentos difíciles de mi vida, para hacerme fuerte de voluntad y madurar constantemente en estatura. Fue Dios quien puso todo lo necesario para mi salvación. Al pensar en esto, empecé a llorar. Las lágrimas no eran de miseria, sino porque estaba tan conmovida. Gracias al amor de Dios, ya no estaba preocupada por mi futuro, y creía que Dios me abriría el camino para superar todas las dificultades.

Después, por coincidencia, me recomendaron que enseñase chino en una academia de lengua china. Antes de la entrevista, estaba un poco nerviosa. Así que me arrodillé en el suelo y le rogué a Dios: “Dios, gracias por concertarme esta entrevista. Estoy dispuesta a confiar en Ti y a buscarte. Si la entrevista es un éxito o no está en Tus manos, y obedeceré Tu control y disposiciones”. Mientras estaba en el autobús camino hacia la academia, reflexioné sobre las palabras de Dios, “El corazón y el espíritu del hombre están en la mano de Dios y toda la vida del hombre es contemplada a los ojos de Dios. Independientemente de si crees esto o no, cualquiera de todas las cosas, vivas o muertas, cambiarán, se moverán, se renovarán y desaparecerán de acuerdo con los pensamientos de Dios. Así es como Dios gobierna sobre todas las cosas”. ¡Ciertamente! Si yo era agradable al decano y si la entrevista era un éxito estaba en las manos de Dios y decidido por Dios, porque Dios gobierna y controla el corazón y el espíritu de todos. En ese momento, el nerviosismo y la preocupación desaparecieron lentamente, y pude enfrentarme a la entrevista con calma.

La entrevista fue un éxito, y en el momento en que me dijeron que había conseguido el trabajo de profesora de chino allí, lloré. Agradecí a Dios repetidamente desde mi corazón, y realmente me di cuenta del significado de las palabras, “Donde terminan las capacidades del hombre es donde comienzan las de Dios”.

una niña mirando una computadora

Sin embargo, la matrícula y los gastos de manutención eran muy altos en Corea, así que no podía mantenerme solo con este trabajo. Pero ahora ya no estaba tan preocupada y ansiosa como antes. En lugar de eso, todos los días, oraba a Dios y leía las palabra de Dios correctamente, y tarareaba himnos de las palabra de Dios mientras caminaba. Me sentí enriquecida en mi corazón.

Lo maravilloso fue que una estudiante mía me recomendó pronto como maestra en un jardín de niños internacional. Estaba cerca de la academia, así que me convenía tener un trabajo a tiempo parcial allí. Lo que fue más inesperado fue que durante el tiempo en que trabajaba en el jardín de niños, más y más padres me contrataron para dar clases particulares a sus hijos, así que empecé a ser una profesora privada también. De esta manera, gané suficiente dinero para mis gastos de manutención y la matrícula para ese trimestre, e incluso la matrícula para el siguiente. Y poco a poco, mi coreano mejoró un poco, para poder comunicarme con los demás cuando tomaba un autobús, iba de compras y hacía mis transacciones en el banco, etc. A veces, de camino al trabajo, mirando hacia el cielo azul, oliendo las flores y escuchando el canto de los pájaros, me sentía tan satisfecha y feliz que no podía evitar tararear suavemente algunas canciones alabando a Dios.

En medio de la noche, cuando todo estaba tranquilo, me quedaba despierta en mi cama y recordaba todo el tiempo que había estado en el extranjero. Cada evento aparecía ante mis ojos como una película, y permanecía fresco en mi mente. En el pasado, había llorado mucho de tristeza y miedo, pero al buscar y orar, había obtenido el liderazgo y la guía de Dios paso a paso. Realmente sentí el amor de Dios y Su presencia conmigo, y vi muchas obras maravillosas de Dios, ganando así cierto entendimiento de Su omnipotencia y soberanía y teniendo más fe en Él.

En el futuro, sin importar las dificultades u obstáculos que encuentre, siempre me aferraré a una sola determinación: No importa lo difícil que sea en el futuro, no tendré miedo, porque tengo a Dios conmigo.

Scripture quotations taken from LBLA. Copyright by The Lockman Foundation.


Leer más sobre Vida Cristiana:

Estrategias de trabajo: la táctica milagrosa para mantener nuestro trabajo

Bienvenido a nuestro sitio web “Caminando con Jesucristo”. Esta página ofrece: Devocionales Cristianos, Sermones Cristianos, Misterio de la Segunda Venida de Cristo y Palabra de Dios, etc., le ayudan conocer a Jesucristo. Si tiene un conocimiento nuevo de nuestros contenidos o algunas confusiones y dificultades en la fe, puede compartirlo con nosotros a través de la función de chat [En línea] en la esquina inferior derecha de la pantalla, y esperamos comunicarnos con usted.

comentarios

avatar
  Subscribe  
Notify of